Daño autoinfligido

(Fuente foto de portada: crash.net)

Definitivamente, el 2017 de Toro Rosso no está siendo el mejor año de su trayectoria. El rendimiento deportivo se queda un poco escaso, pues les está costando meterse en Q3 y zona de puntos, y para colmo la pareja de pilotos parece metida en una espiral destructiva muy peligrosa. En Silverstone, el desastre llegó en la primera vuelta, un síntoma bastante poco halagüeño: Daniil Kvyat y Carlos Sainz colisionaron en Becketts de forma muy negligente y eso enfrió aún más la relación entre ambos. ¿Podrán salir a flote en 2017? Y lo que es aún más desconocido. ¿qué será de ellos en 2018?

————————————————-

Toro Rosso lleva desde 2008 acabando peor que sexta en el campeonato de constructores. Dado que ahora mismo ocupa provisionalmente dicha posición en 2017, sin duda podría hablarse de un año exitoso, ¿no? Pues ciertamente, las sensaciones son totalmente opuestas. Dice el refrán que “la mujer del César no sólo debe ser honesta, sino parecerlo“; estirando la analogía, la temporada de un equipo no sólo debe ser buena, sino dar la impresión cara al público de que así es. Sin embargo, uno piensa en el humilde equipo de Faenza y ya no ve ni la felicidad y relajación de cuando era Minardi ni la alegría por superar a rivales más pudientes. Lo único que se aprecia en 2017 es malestar. El coche no está respondiendo a la perfección y, para colmo, sus pilotos están enfrentados. Menudo panorama.

El STR12 no parece tan grácil por las curvas rápidas como sus antecesores… ¿o es que sus pilotos lo infrautilizan?
(Fuente: GPUpdate.net)

El STR12 debería adaptarse bien a las características de Silverstone, sobre todo por la presencia de curvas rápidas que históricamente le vienen bien a los bólidos italianos. Sin embargo, llegada la clasificación, ambas balas se quedaron en Q2. Daniil Kvyat finalizó 12º y Carlos Sainz 14º, y eso que había un pasaporte más para el top-10 debido a la ausencia de Daniel Ricciardo. El español padeció problemas en su intento final, pero el ruso estaba totalmente bien, así que su resultado fue por pura falta de ritmo. Un vistazo a los tiempos por sectores y velocidades puntas desvela que el Toro Rosso estaba en la posición obvia, pues en todos los registros se hallaban entre la P10 y la P14. De haber hecho Kvyat su vuelta óptima, juntando 3 sectores buenos, habría superado a Jolyon Palmer, pero eso queda igualmente escaso. Y es que los Nico Hülkenberg y los Stoffel Vandoorne se les colaron sin mucha oposición. Desde hace ya un par de meses nos preguntamos qué le falta al STR12 para ser tan competitivo como otros años. Sobre todo en las dos últimas temporadas, se trataba de un coche indudablemente lastrado por un flojo motor; cuantas más curvas y menos rectas hubiera, más destacaba su coche. En España 2015 monopolizaron la tercera fila de parrilla; en 2016, hasta en 9 ocasiones se colaron en el top-8 de clasificación. Sin embargo, esta temporada se han quedado un pelín escasos. De 40 puntos a estas alturas en 2016 han bajado a 33; de 10 pasos a la Q3 (más una P10 en Baréin, que aquel día no clasificaba a la última ronda) a 6; de 7 top-8 en clasificación a 2. Hay 4 coches claramente por encima y ellos rara vez son el 5º: sólo en Australia, China y Mónaco lo parecieron. Dados los tiempos por sectores no se adivina ninguna virtud especial, y el coche parece estar a la altura de su motor Renault; es decir, no muy arriba. Y aunque por presupuesto no debería pedirse mucho más (sólo Haas y Sauber manejan menos recursos que ellos), lo cierto es que el regusto es agridulce, porque veníamos de más.

El rendimiento de Daniil Kvyat es un año más preocupante. A su falta de concreción los domingos le suma una inaceptable propensión a provocar accidentes. (Fuente: GPUpdate.net)

Y no sólo a nivel de coche, sino en la faceta humana. El efecto de perder a Max Verstappen fue inmediato en 2016, pues heredaron a un deprimido Daniil Kvyat. Lo peor es que, una vez el ruso superó sus problemas, la diferencia sigue notándose porque, para colmo, Carlos Sainz ha perdido su “mojo“. El español se caracterizó por ser rápido pero errático en 2015 (sobre todo con errores tontos, como por ejemplo en el pit lane), pero a partir de España 2016 evolucionó. Su versión 2.0 era excelente: igual de veloz, pero más regular y cuidadoso con las gomas. Ahora sí parecía un piloto de equipo puntero. Pero de repente, en 2017 ha entrado en una versión 3.0 con muchos bugs por corregir. Ha perdido velocidad (5-5 en clasificación con Daniil) y los errores están de nuevo a la orden del día. Stroll en Baréin, Grosjean-Massa en Canadá, el evitable trompo en Azerbaiyán… ¿le está afectando toda la rumorología a su alrededor sobre su futuro? En cualquier caso, la mala noticia para Toro Rosso es que el madrileño es de largo lo mejor… pues su compañero de box mantiene de nuevo el escaso rendimiento de 2016. Las 16 carreras que Kvyat disputó para Toro Rosso el año pasado se dividieron en 2 mitades: una desastrosa, para haberle bajado inmediatamente del coche, y otra aceptable, justo en el umbral de merecer la renovación que finalmente llegó. Ahora mismo, el #26 se encuentra en un preocupante punto intermedio: sólo ha conseguido 4 puntos (¡menos que Pascal Wehrlein!), pero curiosamente le mantiene la pelea a Sainz los sábados. Tal vez eso demuestre que el STR12 está infrautilizado: con dos pilotos en plena forma, seguramente hablaríamos de un coche tan bueno como los últimos. En cualquier caso, el indudable déficit es el de que Daniil sigue provocando accidentes inaceptables en su 4ª temporada en Fórmula 1. Unas veces achacados a su juventud, otras a su estilo al límite, pero desgraciadamente constantes. En esta ocasión, llevamos dos seguidos: primero se llevó a Alonso y Verstappen en Austria, y el pasado domingo hizo saltar chispas en su equipo. Tras una salida no muy positiva, Kvyat marchaba 13º y Sainz 14º por la recta de meta antigua. El español tenía más impulso y adelantó al ruso por fuera en Copse, en una maniobra que seguramente se grabaría en las retinas de no ser porque 10 segundos después ocurrió el desastre. Al adelantar por fuera, Sainz perdió algo de push sobre el piano exterior, y Kvyat entró de nuevo en juego, tirándose a la izquierda para Maggots. La de izquierdas favorecía a Daniil, pero obviamente Carlos no iba a aflojar y por ello el #26 tuvo que dejarle algo de espacio por el segundo vértice, de derechas. Ese espacio le obligó a irse sobre las virutas y, de ahí, a la hierba. Kvyat perdió el control y, tras un contravolante, chocó contra Sainz. El español abandonó en el acto e ironizó por radio: “decidle que ‘buen trabajo’“. Kvyat culpó al #55 tras la carrera, pero los comisarios no lo vieron así. Entendieron que el ruso fue demasiado agresivo al volver de esa visita por la hierba y, en vez de aflojar, entró a fondo para no perder la posición con Sainz, pero iba fuera de control y eso motivó el impacto. El veredicto es claro (“es completamente su culpa“), y le pusieron un drive-through y 2 puntos de licencia con los que ya suma 9. A sólo 3 de la exclusión.

¿Qué implicaciones tiene todo esto para Toro Rosso? El mercado de pilotos está a punto de eclosionar, y todos quieren estar bien posicionados. Carlos Sainz ha sido claro con su deseo de marcharse a pesar de tener contrato, mientras que Daniil Kvyat está dando un rendimiento totalmente insuficiente y podría ser bajado. Es evidente que Pierre Gasly, vigente campeón de la GP2, está esperando su oportunidad, pero Faenza no tiene a nadie más. Niko Kari está todavía muy verde, por no hablar de los Verhagen, Ticktum o Verschoor. Así que sólo pueden desprenderse de uno de sus pilotos,para dejar a alguien con experiencia al lado de Gasly. Y lo cierto es que parece inevitable, dada la inestabilidad de la pareja. ¿Pero a quién van a dejar? ¿A un Carlos Sainz descontento y deseando marcharse? ¿O a un Daniil Kvyat con un rendimiento mejorable, con escasa ambición y prácticamente nulas opciones de volver a Red Bull? Puede que Toro Rosso no vaya mal en la tabla de puntos, pero las sensaciones no pueden ser peores. Con Haas y Renault pujando fuerte, y sus pilotos con una relación cada vez menos cordial, parece lejanísimo el tiempo en el que la armonía reinaba en Faenza.

¿Quién crees que se quedará en Toro Rosso en 2018? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

2 comments

  1. Gerard Pujol · julio 21

    Yo creo que el principal problema es que a Toro Rosso se le han juntado varios problemas:
    1. Altas expectativas a inicio de temporada no cumplidas. Después de una temporada como la de 2016, con un motor desfasado pero un gran chasis, este año esperaban mucho más al contar con un propulsor al día (aunque no sea el mejor) y estas expectativas no se han visto cumplidas.
    2. El peor Sainz. Coincido contigo, el 2016 de Carlos fue espectacular y todo el mundo esperaba mucho de él en su tercer año. La realidad es que hemos visto a un Sainz poco acertado en pista (y en mi opinión fuera de ella también) y que ha incendiado su relación con su actual equipo, lo que no le ayuda en nada.
    3. Kvyat. Mención aparte merece el piloto ruso. Yo pensaba que este año veríamos a Sainz acompañado de unas de las jóvenes promesas Red Bull y no terminé de entender que renovaran al ruso en un equipo que es muy binomial con sus pilotos o triunfan (Vettel, Ricciardo, Verstappen) o estás fuera, ya no del equipo sino de la categoría (Buemi, Vergne, Alguersuari y un largo etc). La renovación de Daniil es una muestra que la fuente de jóvenes promesas no está en su mejor momento.
    Mal ambiente por todas partes que no ayuda a un equipo como Toro Rosso que debería destacar en la zona media de la parrilla. Si miramos la historia del equipo de Faenza es un logro estar como estan, sobretodo comparado con los últimos años de Minardi pero este 2017 esperábamos más, mucho más de Toro Rosso y de Sainz (de Kvyat no lo tengo yo tan claro…)

    Le gusta a 1 persona

    • diezcilindros · julio 21

      Un excelente mensaje, como siempre ^^.

      La verdad es que esperábamos todos un poquito más de cada elemento:¨algo más de Renault (lo del MGU-k viejo es un lastre importante), algo más de Sainz (¿por qué tantos errores?), algo más de Kvyat (le cuesta mucho rendir los domingos), algo más del STR12…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s