Un triunfo valiente

(Fuente foto de portada: Formula1.com)

Ayer perdió la pole por frenar demasiado pronto en la curva 1. Así que hoy Sebastian Vettel iba a compensar esa acción. Tenía sólo una oportunidad y la aprovechó a la perfección. Tras una notable arrancada, necesitaba una frenada al límite para quitarse a Valtteri Bottas y tomar el liderato. Y eso fue exactamente lo que hizo: se la jugó y ganó. 71 vueltas después, certificó un triunfo que, si bien no palia la decepción de los últimos meses, servirá para endulzar la derrota. Mientras tanto, un cohete llamado Lewis Hamilton rozó el podio tras salir del pit lane. Son los dos hombres del año.

————————————————-

Antes de llegar a Brasil, las estadísticas de Ferrari eran un poco decepcionantes. Con un coche para pelear el título, Sebastian Vettel estaba fuera de juego a 4 GGPP del final; Kimi Räikkönen lleva desde Azerbaiyán por detrás de Daniel Ricciardo en la tabla y había sumado los mismos puntos tras México que los que llevaba el año pasado tras el Hermanos Rodríguez; y a pesar de la diferencia de coches, Ferrari llevaba 4 victorias por 3 de Red Bull. La Scuderia no había capitalizado para nada su formidable bólido. El campeonato se esfumó hace 2 semanas, así que ahora quedaban un par de carreras en las que, sin nada en juego, podían dar el 100% sin preocupaciones. El problema era que el Mercedes iba a ser imparable en Interlagos. Sin embargo, apareció una oportunidad cuando un distraído Hamilton estrelló su monoplaza en la Q1. Y esa oportunidad desapareció en la Q3: en el primer intento, Vettel perdió el vértice en la última frenada y con ello una valiosa décima. En el segundo, frenó demasiado pronto en la curva 1 y arruinó sus opciones. Pole para Valtteri Bottas. Habría que hacerlo el domingo.

Vettel se lanza al interior de la curva 1 con una valiente frenada que le reportó 25 puntos de recompensa. (Fuente: formula1.com)

Con el consabido déficit de velocidad punta frente a la bala plateada y con sólo 1 pit stop previsto para el domingo, el alemán tenía 2 oportunidades para ganar la carrera: la salida y la parada en boxes. Y estaba claro en cuál de las dos lo iba a intentar más. En la primera curva, allí donde se dejó la pole por una frenada timorata. No volvería a repetirlo. Las buenas noticias para Ferrari y Seb era que la temperatura había subido unos cuantos grados, lo cual tiende a beneficiar a su coche, tras las nubes y gotas de ayer. A su vez, el sistema de salida del SF70H ha mejorado bastante en las últimas carreras: en Austin Vettel se deshizo de Hamilton y aquí habría otra oportunidad. Cuando los semáforos se apagaron, el Ferrari encontró un pelín más de grip que Valtteri y los 8 metros que les separaban se convirtieron en 4 para cuando la primera curva apareció. Bottas frenó tarde, casi tanto o más que Vettel, pero entonces vino el golpe de valentía. Seb levantó ligeramente su pie izquierdo de forma casi instantánea para ganarle la posición al finés. Este, que se creía que lo había cubierto, tuvo que pegar un ligero volantazo para evitar al coche escarlata. Ahora quedaba el asunto de meter el bólido en la curva; tenía que mantener el coche bastante recto para poder frenar fuerte sin perder la zaga. Y eso fue lo que hizo: apretó el pedal y luego resolvió el giro con un fuerte movimiento de volante. La imagen fue tan alucinante como la maniobra. Liderato conseguido. Por detrás, los típicos apretujones se saldaron con un toque a tres bandas entre Kevin Magnussen, Stoffel Vandoorne y Daniel Ricciardo, quien acabó trompeado y cayendo a la última posición. Mejor que a los otros dos, que tuvieron que abandonar por el incidente. Y en la subida hacia Ferradura, un valiente intento de Esteban Ocon por el exterior acabó con Romain Grosjean derrapando a lo Lewis y llevándose puesto al francés, que pinchó los dos neumáticos del lado derecho y no pudo llegar a boxes. Es decir, que llegaba el final de una histórica racha: fue el primer abandono de su carrera deportiva. En su GP número 28. Safety Car.

Ricciardo, a la estela de Hamilton, remontó hasta la 6ª posición tras su sanción en parrilla y su toque en la salida. (Fuente: formula1.com)

¿Hamilton? Mercedes aprovechó para cambiar el motor y penalizar por nuevas piezas; daba igual, pues ya era último. Lo único era que tendría que salir del pit lane, pero al menos así evitó cualquiera de los incidentes mencionados. Los abandonos y paradas en boxes le hicieron subir en el cuentavueltas sin apenas esfuerzo por su parte. Ya era 13º, y todavía quedaba lo mejor: la remontada por entre el pelotón. La situación nos recordaba a la versión “mini” de Michael Schumacher en 2006. El alemán tenía casi una vuelta perdida, no había DRS, se estaba jugando el Mundial y, además, era lo que pensábamos que sería su última carrera. Desde luego, no era igual de grandioso. En cualquier caso, la sensación de superioridad fue igual de apabullante. El SC se fue al final de la 5ª vuelta y entonces empezó el show: Ericsson, Gasly, Sainz, Hülkenberg, Pérez, Alonso y Massa. En la vuelta 21, ya estaba 5º. Media hora fue suficiente para prácticamente olvidar “lo” de ayer. El objetivo de Mercedes, que hizo salir a su primer piloto con goma blanda, era perder el menor tiempo posible en la remontada. Y cuando alcanzó la 5ª plaza, Lewis estaba a sólo 15 segundos del líder. Y con la opción de poner el SS al final de carrera, no se podía descartar ni siquiera la victoria, lo cual habría sido absolutamente histórico. Dicho líder era Vettel, que a diferencia de en Estados Unidos esta vez no tenía al incordio de Stevenage detrás de él. Era un Bottas que se quedó a unos 2 segundos de él de forma constante. Con las altas temperaturas, el graining del viernes dio paso al blistering, pero fue bastante controlado y no hubo grandes variaciones de rendimiento, décima arriba décima abajo. El objetivo sería hacer durar las gomas lo suficiente para que ir a una parada fuera razonable. El blando no tuvo mala pinta el viernes (y aún mejor aspecto daba en el coche del #44 en esos instantes), así que el pit stop tendría que ser temprano para aprovecharlo al máximo… pero buscando un buen hueco en el tráfico. Y fue Mercedes quien lo intentó: en la vuelta 27, probaron el undercut con Bottas, que estaba a 1,6 segundos de Vettel. Justo en el límite. Seb apretó a muerte en la siguiente vuelta y entró en boxes para cubrir posición. El pit stop fue tan bueno o más que el de Mercedes, pero la vuelta de salida de Valtteri parecía muy competitiva. Iba a ir de un pelo. Seb salió del pit lane justo unos 50 metros por delante de Bottas. Misión cumplida.

Por un momento, pareció que Lewis Hamilton podría ganar el GP. Piloto y coche funcionaron a la perfección, pero no pudieron arreglar el grotesco error de ayer. (Fuente: formula1.com)

Ahora el líder era Hamilton, unos 4 segundos por delante del alemán. La teoría decía que Vettel debería coger rápidamente al otro tetracampeón con las gomas nuevas, pero la realidad es que ambos calcaron el ritmo. ¿Se lo estaba tomando Seb con demasiada calma? ¿O es que así de grande era la ventaja de Hamilton y el W08 hoy? Su parada llegó en la vuelta 43: SS y hasta el final. Lewis salió a 17 segundos del líder, confirmando que apenas perdió tiempo en esa etapa de gomas más nuevas por parte de Seb, y activó el modo maximum attack: con motor nuevo y todo resuelto, podía apretar cuanto quisiera. Vuelta rápida tras vuelta rápida, metiéndole más de 1 segundo por giro a Vettel, Bottas, Räikkönen (que tuvo un susto en la preparrilla cuando los mecánicos detectaron un fallo electrónico) y Verstappen, rápidamente alcanzó al holandés. Apenas le duró 2 vueltas: esta vez, el RB13 no estaba en la división de Ferrari y aún menos Mercedes. A 12 del final, Lewis estaba a 8,6 de la victoria. El milagro era posible… pero sólo si pasaba de forma inmediata a Kimi. Y el finés se comportó como Daniel Ricciardo en Sepang cuando le tocó defenderse de Vettel: fue un auténtico muro. Hamilton domesticó durante hora y cuarto un subviraje bastante cansino que, de no ser por la alucinante ventaja del conjunto, debería haberle hecho reducir el ritmo. Pero ahora, en la estela de un coche más difícil de adelantar que cualquiera de los anteriores, el inglés no podía pegarse en las curvas. Empezó a bloquear, a perder vértices y a no poder meter el coche en las curvas. Sólo en un par de ocasiones se asomó en el retrovisor del #7, pero sin verdadero ánimo de adelantar. Y un superblando en la estela de otro coche rápidamente tiende a la degradación. El #44 perdió el impulso y no pudo coronar con un podio su flamante remontada desde el pit lane. Le faltó esa última pizca.

Vettel terminó 91 minutos de “competición-control” y cruzó la meta 2,7 segundos por delante de Bottas. Prácticamente la misma distancia que les separó durante toda la carrera. Seb celebró con algunos donuts ahora que poco importa la fiabilidad de la transmisión. Él y su equipo lo necesitaban. De las últimas 12 carreras sólo habían ganado 1. Y todavía retumba el desastre de la gira asiática. El desafortunado incidente de Singapur, los motores en Malasia y Japón… Ferrari había hecho méritos para más, y este triunfo de Vettel palia en parte la desazón. En 2018 volverán a por más. Quien no volverá será el hombre que hoy, en casa, acabó 7º tras una reñida pelea con Fernando Alonso y Sergio Pérez. Felipe Massa dijo adiós a su afición (y ya veremos si disputa el GP de Abu Dabi o ésta ha sido su última carrera) con una emotiva despedida. Parece que esta vez es la definitiva. Ley de la Fórmula 1. Ley de vida.

Un gran resultado (7º, el mejor de los demás) en un día especial. Felipe Massa se despidió de Brasil y puede que de la Fórmula 1.
(Fuente: formula1.com)

RESULTADOS CARRERA: (click)
CLASIFICACIÓN PILOTOS: (click)
CLASIFICACIÓN ESCUDERÍAS: (click)

Anuncios

One comment

  1. Gerard Pujol · noviembre 12, 2017

    Al contrario de lo que pueda parecer, victoria importante para Vettel y Ferrari. Terminar la temporada con victorias es importante de cara a afrontar el 2018. Destacar la maniobra de la salida del alemán, después de una temporada en ,a que salidas flojas han complicado carreras en Sochi, México y, como no, Singapur. Destacar que he visto al Mercedes sufrir en tráfico más de lo esperado (a pesar de la potente remontada de Lewis) y ha sido habitual ver problemas para meterlo en curvas. Bottas ha demostrado que Mercedes es un grandísimo equipo pero mortal y vulnerable al que Lewis aporta un plus imprescindible en este año para imponerse a la Scuderia. Destacar el progreso de Mclaren y su rendimiento ‘real’ de hoy y la despedida en su casa de Massa (la buena esta vez). Cuando alguien es apreciado por todo el paddock es que algo tiene, obrigado Felipe (que alegría volver a ver a Rubens, otro buenazo de la categoría)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.