Los destacados de Macao

(Fuente foto de portada: motorsport.com)

¿Mónaco? ¿Singapur? ¿Long Beach? No. El circuito urbano más desafiante del mundo, señalado por los propios pilotos, es aquel que les abrumaba cuando aún no habían llegado a la Fórmula 1 y eran unos imberbes conductores deseosos de la gloria sin poder medir el riesgo como los veteranos. Ése es el encanto de Macao, un circuito tan estrecho y peligroso que, combinado con la escasa experiencia de los gladiadores que se juegan la vida sobre su asfalto (literalmente, por desgracia), sirve para doctorar a todo aquel que triunfa en él. Analizamos quiénes han destacado en la edición de 2017.

————————————————-

Algo tendrá el agua cuando la bendicen. No puede ser casualidad que un Gran Premio urbano en una región remota atraiga a casi todos los conductores que algún día desean ser grandes en el automovilismo. Aquí Lewis Hamilton y Nico Rosberg firmaron de forma premonitoria un 1-2 en la carrera de clasificación del sábado de 2004. Aquí subió al podio un jovencísimo Sebastian Vettel en la carrera principal del siguiente año, justo por detrás de Robert Kubica. Aquí exigió correr Takuma Satō en 2001 como condición indispensable para firmar su contrato con Jordan en 2002 (y ganó). Participar en este evento supone aprender lo que es un circuito urbano de verdad. Más complicado que Mónaco o cualquier otro desafío de la Fórmula 1, dicho por los propios pilotos. Macao separa a los buenos de los grandes.

¿Un circuito urbano en el que han ganado los grandes? Ayrton Senna no podía faltar en la lista de vencedores en Macao: aquí triunfó en 1983. (Fuente: ayrton-senna.net)

Desde 1954, esta región china (que hasta ayer, como quien dice, era una colonia portuguesa) alberga una carrera querida por todos los pilotos que participan en ella. Una pista urbana de 6,1 kilómetros dividida en dos partes claramente diferenciadas. Desde la bajada de Black Sands hasta el Casino Lisboa, se trata de un inofensivo circuito lleno de rectas y curvas de 45 ó 90 grados pegado al mar. Pero son los otros 3 kilómetros los que ponen los pelos de punta: el asfalto se estrecha, las enlazadas y las subidas y bajadas son permanentes y el margen es error no es que sea mínimo, es que es nulo. En cierto modo, Hermann Tilke se inspiró en esta pista para su circuito de Corea. Pero ahora cambien los barrizales y la absoluta nada que rodeaba a Yeongam por las casas, los guardarraíles y los baches de Macao, y por supuesto con 10 metros menos de anchura, y entenderán el prestigio. Aquí corre la Copa GT, el WTCC y, de forma absolutamente temeraria, las motos. Pero el evento principal es la carrera de Fórmula 3, donde las jóvenes promesas del automovilismo quieren comenzar a dejar su sello. Y no es para menos. Dar una sola vuelta aquí con un F3 es terriblemente meritorio, pero hacerlo a casi 170 km/h de media (y rozando los 270 en el speed trap) prepara a cualquiera para los mayores desafíos imaginables. Hacer Mandarin a fondo (y en ocasiones peleando con otro coche) pone los pelos de punta tanto como las eses de Solitude, la enlazada Paiol o la subida “a lo Austin” entre Police y Moorish. Pero sin ninguna duda, el icono de esta pista es la horquilla Melco: una curva con apenas 7 metros de ancho que ríase usted de Loews en Montecarlo. Equivocar aquí la trazada supondrá una bandera roja, y a veces no basta ni girar el volante con las dos manos hasta el tope de la dirección. Lo único bueno de esta horquilla (en la que hay bandera amarilla permanente: adelantar aquí es físicamente imposible sin taponar la carretera) es que el piloto, al fin, puede respirar: comienza la bajada hacia la zona marítima y, por tanto, el descanso… relativo, pues es en esta zona de rectas en la que los pilotos que han sobrevivido se plantean el adelantamiento en la icónica frenada de Lisboa. No siempre sale bien.

El GP de Macao fue una curva demasiado largo para Habsburg y Sette Câmara. Peleando por la cabeza, ambos se estrellaron en el último recodo de la carrera. Dan Ticktum heredó la victoria.
(Fuente: speedcafe.com)

Este GP tiene carácter anual pero en algunas disciplinas (como la propia Fórmula 3) está fuera de cualquier campeonato. Es una reminiscencia de aquellos Grandes Premios no puntuables totalmente cotidianos hasta los años 80. No obstante, eso no es óbice para que sea una cita tradicional a la que nadie falta: el segundo o tercer fin de semana de noviembre, motos, coches y monoplazas se acercan a Macao para intentar conseguir la gloria, y hoy ha sido la edición de 2017 de este prestigioso evento. Este fin de semana ha habido desgracias, como la muerte del motorista Daniel Hegarty, y también ha habido caos, como el que causó una masiva pila de coches en Police en la carrera de GT. Pero lo que más nos puede interesar en diezcilindros es la carrera de F3, y ésta ha sido absolutamente legendaria. Por ir paso a paso, en el previo teníamos ganas de ver a numerosos nombres que, en 2-3 años, bien podrían estar en la Fórmula 1, de ahí que tuviéramos nuestros ojos puestos en ella. La parrilla contaba con los nombres habituales de la Fórmula 3 europea, así que los pilotos candidatos a la victoria serían Joel Eriksson (mucho ojo a este), Callum Ilott, Max Günther… y los 4 hombres que protagonizarían la carrera principal: el ya famoso Lando Norris, Dan Ticktum, Sergio Sette Câmara y Ferdinand Habsburg. El formato del fin de semana va construyendo poco a poco la carrera, con relevancia en todas las sesiones: el jueves, la Q1; el viernes, la Q2, que juntando los tiempos con la anterior da la parrilla de la carrera de clasificación del sábado, 10 giros al sprint cuyos resultados finales servirán para formar la parrilla del evento principal de hoy domingo. El primer día Norris dio muestras de su talento batiendo por 9 décimas a todo el mundo con su Carlin, pero en la parrilla definitiva se le coló Eriksson por 24 milésimas. Ese fue el principio del fin para Norris, quien desde la P2 tuvo una horrible arrancada el sábado, cayendo a P9 y complicándose el fin de semana. La primera carrera la ganó Ilott, el piloto de la academia Ferrari, que adelantó al sueco antes de la curva Mandarin, con Sette Câmara 3º. Ese fue por tanto el orden de salida de la carrera grande. Eriksson pasó a Ilott, pero tras un período de FCY (algo similar al VSC de la Fórmula 1) ambos se tocaron y el liderato pasó a manos de Sette Câmara. El segundo era Günther, pero fue adelantado a 5 giros del final por Habsburg y éste rápidamente se fue a la caza del brasileño. Max, 3º, estaba yendo bastante lento, y Norris estaba preparado para pasarle. Lo hizo en la larga retca antes de Lisboa, pero de la nada emergió Ticktum para, desde la 5ª plaza, adelantar a la vez a ambos y ponerse en el puesto de bronce. Habsburg cazó a Sette Câmara y tenía una última vuelta para darlo todo: lo intentó con un bestial adelantamiento por fuera en Mandarin, pero el brasileño aguantó el interior y salió de Lisboa por delante. Sin opciones en la zona virada, al austriaco sólo le quedaba un movimiento desesperado en Fisherman’s o en la última curva. Y fue aquí donde eligió hacer la maniobra. Traccionó más rápido que Sette Câmara, éste cubrió el interior y Habsburg se tiró por fuera. Llevaba más velocidad y frenó más tarde, pero ambos empujaron más allá del límite. A la salida de la curva, cuando ya veían la bandera a cuadros al fondo, ambos se chocaron por separado contra la barrera. Sette Câmara se quedó clavado, pero Habsburg siguió adelante con la inercia y apretando a fondo en lo que pudo. Sin embargo, a escasos metros de la meta pudo ver cómo por su derecha pasaba incrédulo Dan Ticktum para alzarse con la victoria cuando 2 giros antes marchaba 5º. Dramático.

Como siempre ha de ser este histórico GP de Macao. Un GP que sirve para descubrir a los grandes pilotos del futuro. E igual que aquí vimos a Hamilton, Rosberg, Kubica o Vettel brillar, igual que en los años 80 y 90 los ganadores incluían a nombres como Senna, Schumacher o Coulthard, la edición de 2017 bien puede ser la que usemos en un futuro para hablar de las primeras grandes actuaciones de Norris (2º final, y con un futuro prometedor), Ticktum (el hombre que podría salvar el vacío de Red Bull tras Pierre Gasly) o Eriksson (a quien esperamos ver en F2 el año que viene). Macao volvió a ser un GP en el que merece la pena participar para prepararse para cotas mayores. Y todos agradecerán haber estado al menos una vez sobre su asfalto.

Anuncios

One comment

  1. casillademarcos · noviembre 21

    Cuando al llegar al primer link apreté y ví a los 4 coches en línea decidí cortarlo ahí, dejar de leer y ver la carrera completa (sin haber leído el artículo completo).
    Cuando llegó el final no lo podía creer.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.