El enésimo milagro

(Fuente foto de portada: soymotor.com)

Lo de Force India da para una buena película. En una Fórmula 1 dominada por los fabricantes y con un presupuesto de la segunda mitad de parrilla, los de Silverstone han acabado por segunda temporada consecutiva en la 4ª posición por equipos. Esta vez no ha habido podios, pero han batido su récord de puntos y la pareja de pilotos es un auténtico espectáculo. Pero desde 2015 nos hacemos la misma pregunta, y esta vez parece que será de verdad. ¿hasta dónde puede llegar Force India? ¿No es mucho pedir que siga en el top-4 con los más poderosos rivales que vienen apretando por detrás?

————————————————-

Cuando Eddie Jordan fundó el equipo al que daba nombre, ser un pequeño constructor privado todavía podía reportar notables éxitos. En su debut consiguieron 13 puntos (de los de antes, cuando sólo sumaba el top-6), y a mediados de década comenzaron a ser habituales los podios, llegó la primera victoria (¡con doblete!) en 1998 y la siguiente temporada pelearon por el título de pilotos. Pero con el cambio de siglo y la llegada de los fabricantes, la escudería empezó a languidecer y su objetivo sería evadir la última línea. Algo tiene de especial esa base de Silverstone, donde muchos trabajadores todavía siguen desde aquellos tiempos del rock & roll, que en 2017, en un deporte de nuevo dominado por los fabricantes, Force India no sólo no merodea la última línea, sino que más bien es una asidua de la zona de puntos. El espíritu de los privados, a pesar del poderoso caballero, sigue vivo.

En las primeras semanas, el VJM10 pecó de sobrepeso, pero a partir de Rusia volvió a ser el mejor de la media parrilla. Un tremendo logro por parte de los de Silverstone. (Fuente: clarolareddelavelocidad.com)

Force India lo ha vuelto a hacer: a pesar de contar con el 7º mayor presupuesto (es decir, que sólo supera a 3 rivales), los de Silverstone han acabado en 4ª posición del campeonato con una facilidad que asusta: doblando en puntos a la 5ª, Williams, y sumando las mismas unidades que Renault, Toro Rosso, Haas y la todopoderosa McLaren (que les triplica en recursos) juntas. 1,29 puntos por millón, un registro sólo batido por los pelos por Mercedes. Claro que precisamente los alemanes son en parte responsables del éxito de Force India, pues cuentan con su motor como su elemento más competitivo, pero quedarse en eso sería negar el buen rendimiento de su chasis. Eso sí, aunque la tabla así lo sugiera, 2017 no ha sido un año 100% perfecto para los de Vijay Mallya. Más allá de que precisamente el patrón está afrontando una época dura con sus problemas judiciales, el equipo de carreras tuvo que hacer frente, por 3ª temporada consecutiva, a un inicio bastante flojo (¿les suena?). El VJM10 empezó con un sobrepeso que lastró sus primeras carreras, cuando aparte de los 3 grandes tenían a Toro Rosso, Williams y esporádicamente a Renault y Haas por delante. Pero a partir de Rusia, el coche mejoró y la fiabilidad a prueba de bombas hizo el resto (el fallo en los frenos de ambos coches en Austria 2016 es su último abandono por causas mecánicas). Sin embargo, la segunda mitad de temporada fue algo más complicada. Ya no eran de forma tan clara la 4ª fuerza, sino que de vez en cuando Renault (Hungría, Bélgica, Abu Dabi) o McLaren (Hungría, Singapur) les descabalgaban de esa posición de honor los sábados… para luego recuperarla habitualmente los domingos cuando la falta de fiabilidad atacaba a ambos rivales. En cualquier caso, como la ventaja era tan grande y para colmo nadie se postulaba como única alternativa, la 4ª posición no hizo sino quedar cada vez más garantizada, para finalmente ser sellada en México. En cualquier caso, a nivel operativo, los de Silverstone tuvieron algún que otro problemilla de gestión debido a que optaron por dar libertad a sus dos pilotos y ello causó una serie de evitables accidentes que acabaron con Force India prohibiendo que se atacasen entre ambos. Y es que, como sugirió Nash, cuando cada individuo va por su cuenta no siempre se consigue el mejor resultado global.

El inicio de año de Sergio Pérez fue cautivador, y combinó la velocidad y regularidad para llegar un año más a los 100 puntos… pero tendrá que seguir mejorando el juego en 2018. (Fuente: pitpass.com)

La primera de las dos fuertes personalidades al volante del VJM10 es la de un Sergio Pérez que volvió a tener una sólida temporada en 2017. No, no hubo podios. Y no, no batió su récord de puntos. Pero llegar de nuevo al centenar de unidades y batir 13-7 en clasificación a su compañero muestra que el mexicano sigue en plena forma. Aunque lleve ya 7 temporadas por aquí (y por tanto más carreras que gente como Jack Brabham o Jackie Stewart, tricampeones del mundo), sólo tiene 27 años. A su edad, ni Ayrton Senna ni Alain Prost eran campeones del mundo. Es decir, en apariencia Checo todavía tiene mucho que ofrecer en este deporte, y es probable que aún le queden 4-5 años de evolución como piloto. Y eso que, de momento, lo que el mexicano ya ha ido ofreciendo es pero que muy interesante. Desde que en sus tiempos en Sauber se erigiera como un maestro de la degradación de neumáticos, Pérez ha evolucionado para añadir más picante en su rendimiento de clasificación y ahora es uno de los pilotos más regulares y rápidos del mundillo. Y en 2017 tenía una curiosa papeleta, pues con los nuevos neumáticos Pirelli su conocida gestión de las ruedas no iba a servir de nada, ya que todas las carreras iban a ser a 1 parada. Checo mejoró el juego y se convirtió en el jefe de filas en las primeras carreras, cuando el coche no era perfecto, para aunar velocidad el sábado con un bestial instinto el domingo, nunca más evidente que en Australia y Baréin, cuando una serie de pasadas clave le dieron unas irreales séptimas posiciones. Sin embargo, poco a poco empezó a sentir la presión desde el otro box, y Pérez se volvió más rudo. No ceder la posición a su compañero en Canadá muy probablemente privó a su equipo de subir al podio; y en Spa, cerró dos veces al otro Force India contra el muro, destrozando sus propias opciones de puntos. Su pilotaje comenzó a ser algo más inestable, y después de tener tomada la medida a su compañero en Q3 (generalmente por un margen exiguo de 1 décima, pero increíblemente regular), comenzó a ser superado. Su estilo seguía cuidando las gomas, debido a su escaso aporte de dirección (un movimiento inicial leve y uno más profundo en el vértice que tampoco era muy pronunciado), llevando mucha velocidad en el ápice pero esperando tal vez demasiado a que el coche estuviese recto para dar gas. Esa técnica pasó a ser bastante difusa en los últimos meses, con movimientos más erráticos y con alguna que otra corrección al querer dar gas antes de lo que acostumbraba. En cualquier caso, Sergio salió a flote y demostró una notable fortaleza mental para acabar el año con dos buenas carreras, llegar a las 100 unidades justas (aunque sin podios) y prometer que en 2018 seguirá dando guerra. Pero el principal temor es que ese ansiado volante puntero, esquivo desde su difícil temporada en McLaren, parece a quedar muy distante. Si Ferrari ha renovado a Räikkönen a pesar de la floja temporada del finés, ¿cómo podrá Checo evitar que los Leclerc o los Norris lleguen antes que él a los equipos top?

La bestial constancia de Esteban Ocon le ha puesto rápidamente en el radar de los mejores equipos. Con 21 años, tiene tiempo por delante para encontrar las 2 decimitas que le faltan en clasificación.
(Fuente: formula1.com)

De hecho, otro nombre que suena con fuerza para, en un futuro, jugarse las victorias y los campeonatos del mundo, es un joven piloto de la academia de Mercedes, un francés de 21 años que comparte equipo con el mexicano y que esta temporada le ha dado más de un quebradero de cabeza. La evolución de Esteban Ocon ha sido uno de los puntos más destacados de la temporada 2017 de Fórmula 1. ¿Hasta dónde puede llegar el #31? Presentado al mundo como “el hombre que venció en F3 a Max Verstappen”, Ocon ha demostrado aunar las dos facetas que ha de tener un piloto para aspirar a todo: velocidad y regularidad. Sus títulos a la primera en la Fórmula 3 europea y en la GP3 son suficientemente elocuentes, pero la gracia está en el siguiente detalle: en todas las temporadas completas que ha disputado en monoplazas (hasta la F1), nadie sumó más segundos puestos que él. Lo de “Oconsistencia” rozó el absurdo en la GP3, cuando consiguió 9 P2 de forma consecutiva. Y en este 2017 en Force India, a pesar de que todavía había más de la mitad de los circuitos donde no había corrido con un F1, Ocon se ha destapado como un futuro ganador de Grandes Premios. Puntuó en todas las carreras menos Mónaco (donde un accidente en FP3 le impidió afrontar con garantías la clasificación) y Brasil (fue llevado por delante por Romain Grosjean). Interlagos, de hecho, fue el primer abandono de su carrera deportiva, parando el contador en 27 (récord histórico) a pesar de que intentó por todos los medios llegar a boxes llevando los dos neumáticos del mismo lado pinchados. Ese detalle pone de manifiesto la entrega del francés: su regularidad no es fruto del “lento pero seguro”, sino que es rápido y fiable, y resulta notable la minúscula cantidad de errores cometidos por el francés en sus primeras 29 presencias en F1. No es más que el traslado de su cerebral pilotaje a la tabla de puntos. Aunque ya lo hemos mencionado en otros análisis, es de veras cautivador cómo Esteban pasa por las curvas con un bajísimo giro de volante (incluso menos que su compañero), sincronizando a lo Lewis el freno decreciente con el giro creciente, pero sin todavía bailar la zaga como lo hace el inglés. De hecho, Ocon frena pronto, el principal déficit que tiene su pilotaje en clasificación, pero cuanto más lenta sea la curva que sigue, más velocidad mínima consigue llevar. Una conducción técnica que, de momento, le da réditos. Y extrapolada a la mentalidad, su frialdad parece buena cosa a la hora de sumar puntos, aunque precisamente el día del mayor botín, Azerbaiyán, fue donde cometió su único error al dejar sin sitio a Pérez y provocar un accidente que destruyó lo que bien podría haber sido un histórico 1-2.

Un doblete en Bakú habría sido como aquella mítica primera victoria de Jordan en Bélgica 1998, un día en el que el caos se apoderó de la Fórmula 1. 20 años después, su heredera llenará de orgullo al bueno de Eddie: por segundo año consecutivo han sido la mejor escudería privada (Red Bull aparte), batiendo a fabricantes mucho mejor dotados y enseñándoles cómo se deben hacer las cosas con menos de la mitad de los recursos de sus rivales. Lamentablemente, y aunque somos unos agoreros porque lo venimos vaticinando desde 2015, esta bella anomalía tendrá que llegar a su fin. McLaren y Renault, aunque le duela al espíritu de la Fórmula 1, acabarán imponiéndose, y 2018 podría ser el año en que eso ocurra, sobre todo viendo lo lejos de la cabeza que ha estado la media parrilla. Pero hace 12 meses decíamos lo siguiente: “Todas las apuestas le sitúan por detrás de la P5 por equipos: Mercedes, Ferrari, Red Bull y McLaren deberían estar por delante; Force India tendría que conformarse con pelear con Williams, Renault y Toro Rosso. Puede que incluso una P6 tenga que verse como un éxito”. Así que podemos perfectamente equivocarnos. Y créannos: nos gustaría.

¿Cómo valoras la temporada 2017 de Sergio Pérez y Esteban Ocon? Vota en nuestras encuestas y deja un comentario con tu opinión.



Anuncios

One comment

  1. Gerard Pujol · diciembre 12

    Force India lo ha vuelto a hacer. Desde mi punto de vista gran parte del mérito está en una pareja de pilotos que está mostrando un alto nivel. Veo que Checo queda un poco por debajo de valoración, en mi caso es debido a que espero mucho del mexicano y creo que se ha ofuscado un poco en la lucha interna perdiendo rendimiento. El nivel de Ocon me ha sorprendido gratamente y no descartaría que en 2018 supere a la “vaca sagrada” que es Checo.El nivel de desempeño del chasis es elevado, parece sufrir en circuitos revirados pero es espectacular el rendimiento que consiguen con los recursos de los que disponen. Temo que de manera natural se verán superados por equipos con infraestructuras más solventes como Mclaren o Renault en los próximos años, pero hay que quitarse el sombrero ante lo que han realizado en Force India este 2017.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.