A por ese pelo que les faltó

(Fuente foto de portada: deportes.televisa.com)

FERRARI

(Fuente: pinterest.com)

Nombre completo: Scuderia Ferrari
Sede: Maranello, Italia
Jefe de equipo: Maurizio Arrivabene
Director técnico: Mattia Binotto
Nombre del coche: SF71H
Motor: Ferrari
Pilotos probadores: Antonio Giovinazzi, Marc Gené, Davide Rigon

Primer GP: Mónaco 1950
GGPP disputados: 950*
Victorias: 229 (24,1%)
Poles: 213 (22,4%)
Podios: 727 (38,3%)
Vueltas rápidas: 244 (25,7%)
Títulos mundiales de pilotos: 15 (1952, 1953, 1956, 1958, 1961, 1964, 1975, 1977, 1979, 2000, 2001, 2002, 2003, 2004, 2007)
Títulos mundiales de constructores: 16 (1961, 1964, 1975, 1976, 1977, 1979, 1982, 1983, 1999, 2000, 2001, 2002, 2003, 2004, 2007, 2008)

* 2 de ellos como NART (North American Racing Team), por un conflicto con la federación italiana. No incluye la participación de Peter Whitehead como equipo propio y chasis Ferrari en Francia 1950.

————————————————-

Por primera vez desde 2012, Ferrari compitió de veras por el titulo. Tras 4 años estando relativamente lejos de los líderes a media temporada, en 2017 la Scuderia volvió por sus fueros y consiguió vencer en la primera carrera, en Australia, mandando el mensaje de que iban a pelear por el campeonato. Sebastian Vettel lideró durante toda la temporada hasta la llegada del GP de Italia, tal vez el peor lugar posible para perder la cabeza del Mundial (y para colmo de forma dolorosa, con un bestial doblete Mercedes). Bueno, todos sabíamos que el W08 volaría en las pistas rápidas y el SF70H tendría sus oportunidades en las lentas, como la que venía a continuación. Sin embargo, al apagarse los semáforos en el Marina Bay ocurrió la catástrofe: en una carrera que tendrían que haber ganado, ambos Ferrari se estrellaron en la salida y dejaron el camino expedito para que Lewis Hamilton se hiciera con el triunfo. Y las desgracias no habían hecho más que comenzar: en Malasia, el motor dejó tirado a Sebastian Vettel en la Q1, y en Japón le falló en la vuelta de preparrilla. Se acabaron las opciones. Tocaba poner la mirada en 2018. Y 2018 ya ha llegado. ¿Está preparada Ferrari para la revancha?

Un diseño agresivo y valiente que parecía mantener la buena línea de 2017…pero la pretemporada nos deja algo fríos.
(Fuente: motorsport.com)

Un rápido vistazo a los tiempos de la pretemporada sugiere que son los que más rápido han rodado en el Circuit de Catalunya. habiendo liderado la tabla 4 de los 8 días y con los dos registros más rápidos jamás dados al trazado catalán. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja. Sus dos máximos rivales, Mercedes y Red Bull, no hicieron verdaderos simulacros de clasificación como los que sí realizó la Scuderia (que se tomó los días 7 y 8 de la pretemporada como mini-fines de semana de GP, haciendo unos libres y clasificación express y luego una simulación de carrera), por lo que nadie está muy seguro de cuán rápidos son. Pero lo que sí hicieron fue ese mismo simulacro de 66 vueltas al circuito español, y ahí, como vimos en nuestro análisis, no hubo tan buenas noticias. Los datos sugerían que el W09 era, de media, unas 5 décimas más rápido, y el Red Bull estaba relativamente cerca, algo que puede complicarse en Melbourne si de veras Renault lleva un motor mejorado a Australia. Lo cierto es que a la vista de lo bien que le funcionó el enfoque agresivo en la presentación de 2017, creíamos que Ferrari acertaba redoblando la apuesta con un SF71H que tiene una pinta estupenda a nivel estético, con un trabajo en la zona de los bargeboards y deflectores muy notable y con atención a los detalles como esos curiosos retrovisores o las aletas bajo el morro a lo McLaren. Sin embargo, esos agresivos pontones se han traducido en un airbox bastante amplio, y los conductos de frenos no son tan minimalistas como los de Mercedes. En definitiva, sus necesidades de refrigeración le llevan a tomar unas soluciones que, a simple vista, parecen generar bastante drag, un defecto que les costó caro en 2017 y que podría repetirse este año. El balance apoyo/resistencia podría seguir siendo favorable a Brackley y, dado que han alargado algo su batalla, podría ser que su ventaja en circuitos lentos se vea disminuida. Una de las esperanzas reside en esas voces que sugieren que tanto Vettel como Räikkönen levantaban el pie a menudo en sus vueltas en el tercer sector, un extremo que no somos capaces de confirmar y que, de todos modos, nos parece poco probable. Por tanto, el último clavo al que aferrarse por parte de los tifosi es que el dominio de Mercedes haya sido cosa de las características propias de estos tests: relativo frío, las curvas de Montmeló y los neumáticos tirando a duros. ¿Quién sabe si en circuitos totalmente distintos como Albert Park o a temperaturas de asfalto de 50º C el Ferrari será o no competitivo?

Los comentarios desde Maranello son de confianza. La fiabilidad, desde luego, ha sido maravillosa. Y los tiempos puros, de momento, no han estado mal. Pero todos los analistas coinciden en que no se ve la fortaleza con la que abandonaron Montmeló el pasado año. Y si necesitaban mejorar para intentar pelear por los títulos de forma más cerrada que el año pasado, desde luego el primer paso parece haber sido en el sentido contrario. En todo caso, la temporada es muy larga y, de momento, todos tienen 0 puntos. Si el SF71H resulta ser una máquina vencedora en Australia, el Mundial será trepidante. Simplemente, el problema es que eso parece a día de hoy poco probable.

PROS Y CONTRAS

+ No faltan recursos: presupuesto, motor, un gran piloto…
+ … ni tampoco el hambre: llevan 10 años sin ganar y estuvieron cerca en 2017.

 La pretemporada enfría las expectativas.
 El politiqueo (Marchionne, 2021…) puede distraerles.

 

#5 SEBASTIAN VETTEL: ¿Qué le faltó para ser campeón?

(Fuente: t-online.de)

Nombre completo: Sebastian Vettel
Fecha de nacimiento: 3 de julio de 1987 (30 años)
Lugar de nacimiento: Heppenheim, Hesse, Alemania

Primer GP: Estados Unidos 2007 (P: 7º. C: 8º)
GGPP disputados: 199
Victorias: 47 (23,6%)
Poles: 50 (25,1%)
Podios: 99 (49,7%)
Vueltas rápidas: 33 (16,6%)
Títulos mundiales: 4 (2010, 2011, 2012, 2013)

Trayectoria en Fórmula 1:

2006: Probador de BMW-Sauber. Tercer piloto desde el GP de Turquía
2007: Tercer piloto de BMW-Sauber. Piloto de BMW-Sauber (1 GP). Piloto de Toro Rosso (7 GGPP)
2008: Piloto de Toro Rosso
2009-2014: Piloto de Red Bull
2015-?: Piloto de Ferrari

Así pilota Sebastian Vettel: onboard.

Cristiano Ronaldo acapara una miríada de títulos individuales y colectivos en el fútbol y, sin embargo, muchos son reticentes a ponerle a la altura de Lionel Messi. A pesar de marcar más goles y de, últimamente, llevarse más reconocimientos, el portugués sigue siendo bastante discutido y existe una amplia proporción de aficionados, técnicos y periodistas que creen que el argentino es un mejor futbolista. En el muy distante mundo de la Fórmula 1, Sebastian Vettel se encuentra en una situación similar. Aunque con 26 años ya tenía 4 títulos y nadie parecía poder pararle en su persecución a los registros de Michael Schumacher, muchos creían que sus éxitos eran producto de la suerte por haberse montado en un coche diseñado por Adrian Newey. El razonamiento roza la falacia (al fin y al cabo, nunca un compañero suyo ha sido subcampeón, así que sus coches no serían tan hegemónicos), pero aun así es lo que ha calado en el imaginario. Y dado que en los siguientes años ha tenido registros tan negativos como verse sólidamente batido por Daniel Ricciardo o perder la batalla de clasificación con Kimi Räikkönen en 2016, la teoría se reforzó. Vettel no era tan bueno. ¿Qué podemos decir, por tanto, de lo sucedido en 2017?

El reputado ex-diseñador Gary Anderson dijo que, a pie de pista, la zaga del SF71H no parece muy competitiva. ¿Pone eso fin antes de tiempo a las aspiraciones de Sebastian Vettel? (Fuente: soymotor.com)

Sebastian aplastó a su compañero, sumó algunas tremendas poles y unas cuantas victorias de postín y demostró (por si le hacía falta a alguien) que es un merecido pluricampeón del mundo de Fórmula 1. Sin embargo, perdió la batalla con Lewis Hamilton de una forma más clara de la que su diferencia de coches parecía vaticinar. Y lo hizo porque cedió puntos en tres incidentes que pusieron de relieve uno de sus mayores defectos: a Sebastian no le gusta la presión. Partiendo de la base de que como deportista de élite está totalmente acostumbrado a ella (estamos hablando de personas de otra pasta), está claro que dos figuras como Lewis Hamilton y Max Verstappen han sacado lo peor de él. En Azerbaiyán, creyendo que Lewis le hizo un test de frenado, perdió los papeles. En México, tras ser desbordado por una antológica fenada de Max, se vio arrinconado y chocó con el inglés. Pero entre medias llegó el desastre… y tal vez fuera la ocasión en que menos responsabilidad hay que darle. En Singapur, tuvo la mala suerte de que al ir a cubrir el interior tras una floja arrancada, Kimi Räikkönen se colaba a la izquierda de Verstappen por un hueco que no podía ver, y el choque fue inevitable. Así que, como sugeríamos en nuestro análisis de final de temporada, Seb tendrá que adoptar otro enfoque. Si en los momentos de presión no rindo (insistimos, siempre dentro de los estándares donde se mueven los pilotos de F1), tendré que evitar que dichos momentos aparezcan. Destruyendo a la competencia y no dándoles ni una opción. Para ello, necesita una gran montura. Y fue precisamente cuando la tuvo que vimos hasta qué punto Sebastian puede ser un piloto abrumador. Su conducción se basa en confiar en su zaga. En que ésta sea fuerte y resista todo lo que le pide Vettel por las curvas, que es mucho: en la entrada, que no se descuelgue cuando Seb frena tarde y mete mucho volante para pasar el giro a toda mecha; en el vértice, que siga encontrando agarre sin deslizamiento en pleno equilibrismo; y en la salida, que acepte el temprano gas que el #5 le da al coche para salir como un cohete. El pilotaje del alemán es un trato entre coche y piloto: si la parte trasera responde, Vettel la hará volar como nadie. En 2010-2013 respondió a las mil maravillas, y su dominio fue arrasador. Pero ese estilo le ha vuelto tal vez demasiado dependiente de su coche y hasta cierto punto especialista. Es en las curvas lentas donde más brilla. pues allí el posible latigazo de la zaga es más controlable al ser a menos velocidad. Mónaco (el domingo), Hungría o Singapur (el sábado) vieron a un Seb en su salsa. Rusia y México, llenos de giros de 90 grados, tampoco estuvieron mal. Pero fue llegar Silverstone y, como siempre, ver al alemán sufrir. Esos radios largos serán siempre su talón de Aquiles.

Como suele suceder, un piloto que destaca en los giros sosos (Massa, Lauda) pero luego languidece en los rápidos gana bastantes carreras e incluso campeonatos pero nunca termina de enamorar a la afición. Los Villeneuve, Rosberg, Montoya o Senna, independientemente de su éxito, acaban cautivando. Y en esas se encuentra Vettel, un piloto con unos puntos fuertes y flacos tan marcados que, en cierto modo, sufre de lo mismo que el citado Ronaldo. El madridista es un especialista del gol, la faceta más importante del fútbol, y el ferrarista lo es de las curvas lentas, que son las que más abundan en el calendario. Y sin embargo, es Messi por su completo conjunto de goles, asistencias y pases, y son Hamilton y Alonso por su amplia paleta de virtudes, los que más ovaciones se llevan de los aficionados. Pero a Seb le importa poco eso. Él quiere ganar, y si lo hace será a su estilo: siendo el mejor. Pero sólo si tiene un coche a la altura. ¿Será el SF71H una máquina con la que pueda hacer ese trato?

PROS Y CONTRAS

+ 2014 y 2016 superados: Vettel sigue siendo buenísimo.
+ La amenaza de que Hamilton le bata en títulos le espoleará.

 Su rendimiento bajo presión supone un hándicap.
 A pie de pista se habla de un SF71H flojo en la zaga. ¿Sufrirá Seb?

 

#7 KIMI RÄIKKÖNEN: La pregunta de siempre: ¿su último año?

(Fuente: tennis365.com)

Nombre completo: Kimi Matias Räikkönen
Fecha de nacimiento:
17 de octubre de 1979 (38 años)
Lugar de nacimiento: Espoo, Finlandia

Primer GP: Australia 2001 (P: 13º. C: 6º)
GGPP disputados: 273
Victorias: 20 (7,3%)
Poles: 17 (6,2%)
Podios: 91 (33,3%)
Vueltas rápidas: 45 (16,5%)
Títulos mundiales: 1 (2007)

Trayectoria en Fórmula 1:

2001: Piloto de Sauber
2002-2006: Piloto de McLaren
2007-2009: Piloto de Ferrari
2012-2013: Piloto de Lotus
2014-?: Piloto de Ferrari

Así pilota Kimi Räikkönen: onboard.

Allá por 2008-2009, cuando Kimi Räikkönen empezaba a mostrar su primer declive como piloto de superélite, el finés declaraba que su último equipo sería Ferrari. Esas palabras venían a ser un ladrillo más en la peculiar construcción que es la personalidad del de Espoo, y suponía otra pista sobre su futuro. Muchos nos temíamos que Kimi, en cuya juventud tuvo incluso algún ligero problema con las fiestas, las discotecas y el alcohol, no estaría mucho tiempo en Fórmula 1. No transmitía la pasión, ni siquiera la dedicación que muestra el típico “enfermo” del deporte como Michael Schumacher (estaba condenado a ser comparado con él), y sus escarceos con los rallyes nos llevaban a pensar que mucho antes de los 38 años decidiría “vivir la vida” en su Finlandia natal o en una fiscalmente más cómoda casita en Suiza. Han pasado cerca de 10 años de aquellas declaraciones, y Räikkönen ha hecho el triple salto mortal: se retiró de la F1, volvió en otro equipo y ha sobrevivido a 3 temporadas consecutivas de permanentes intentos de jubilación para, una vez llegado 2018, seguir en activo, desmentir a sus detractores y, para colmo, dar toda la sensación de que su último equipo, efectivamente, será Ferrari. Genio y figura.

A nivel técnico ya no es un piloto de la élite, y apenas ayuda quitando puntos a Lewis o compitiendo en el mundial de constructores. ¿Por qué retiene Ferrari a Räikkönen? (Fuente: themalaymailonline.com)

Hablando más en serio, cuesta desde un punto de vista objetivo entender cómo se ha prolongado tanto la carrera de Kimi en un volante de élite en la Fórmula 1 cuando desde mediados de 2013 su rendimiento no ha sido acorde al esperado. Ferrari le refichó con 34 años y claramente está lejos de sus mejores tiempos, aquellos (2003-2007) en los que fue el hombre más rápido del mundo. Kimi se ganó el apelativo de “piloto manipulador perfecto” y su estreno con Ferrari, tanto ganando en el GP inaugural como coronándose campeón en su primera temporada, parecía el inicio de una hegemonía. Un decenio después, apenas quedan vestigios de lo que fue. Ahora, Kimi se ha convertido en un piloto tristemente lento (una vez más, teniendo en cuenta de los niveles en los que nos movemos), y ni siquiera parece poder confiarse en él para restar puntos a un Hamilton o para sumar los suficientes como para triunfar en el Mundial de constructores. Räikkönen cedió de media 3 décimas por clasificación frente a Sebastian Vettel y sus resultados el domingo no fueron mucho mejores. Kimi hizo 8,86 puntos por carrera en 2016 y 10,25 en 2017. Una mísera mejora de menos de un puesto en promedio cuando el coche pasó de ser la tercera fuerza a pelear por el título. Es como si Kimi redujese a la mitad o aún menos los esfuerzos de Maranello hace 2 inviernos, y eso es suficientemente grave. Claro que sus fans podrán decir que consiguió una pole en Mónaco (aunque Vettel marcó 4, y en global el campeón de 2007 perdió 5-15 la batalla, siendo una de las 5 Malasia, donde Seb no pudo competir) y la victoria fue decidida por estrategia, y que en Hungría fue el piloto más rápido en pista pero tuvo que frenar a los Mercedes en vez de poder adelantar un Vettel con problemas en el coche. Pero el resto del tiempo, la versión del finés fue pobre. A nivel técnico, el motivo es el ya relacionado varias veces: su giro de volante en la penúltima fase de la curva es el más pronunciado de la parrilla, y eso ralentiza su aplicación del acelerador porque, al ir tan girado el coche, dar gas implica derrapar. Si tiene que hacer lo más importante de la curva hacia el final y no hacia el principio (como Lewis o Seb), la respuesta lógica dice que es porque no puede entrar en curva a tan alta velocidad como ellos. Y a día de hoy,parece que esa es la clave: entrar rápido, controlando el derrapaje ya sea con una gestión del freno espectacular o siendo un equilibrista. Y todo parece indicar que el Kimi de hoy no puede hacer ni lo uno ni lo otro.

A pesar de ello, Ferrari no deja de confiar en el finés para, año a año, confirmarle como escudero de Vettel. Desde fuera, su aportación no parece la suficiente como para tener ese volante. ¿Es por falta de candidatos? Nunca sabremos si Jules Bianchi podría haber llegado hasta ese puesto, ¿pero Sergio Pérez? ¿Nico Hülkenberg? ¿Carlos Sainz? ¿Son a día de hoy más lentos que Räikkönen? Tenemos nuestras fundadas dudas. En todo caso, el finés sobrevivió a todos esos rumores y se presenta ante su presunta última temporada en F1, cosa que llevamos diciendo desde 2015. Pero esta vez parece la de verdad. Marchionne ya dijo que 2018 es la última opción de que el #7 rinda, acabará la temporada con 39 años y por abajo aparece un tal Charles Leclerc por el que, salvo que se estrelle inesperadamente en Sauber, merece la pena arriesgar un volante mientras se tenga a un piloto sólido como Vettel en el otro. Disfruten de la peculiar personalidad de Kimi mientras puedan porque, tal vez, esté a punto de certificar que, en efecto, Ferrari será su último equipo.

PROS Y CONTRAS

+ Experiencia a raudales para colaborar en el desarrollo del coche.
+ Tal vez Leclerc no esté preparado para 2019 y Ferrari confíe en Kimi.

 Ya ha disputado las 20 mejores carreras de su vida. 
 Estar tan lejos de Vettel le impide ayudar al equipo.

 

¿Quién crees que llevará la delantera en Ferrari en 2018? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

2 comments

  1. Gerard Pujol · marzo 13

    Buen análisis, aunque un poco duro con la Scuderia, enterrando sus opciones tan pronto! Después de unos cuantos días leyendo a los periodistas italianos más cercanos a Maranello parece que hay confianza en que se puede pelear como el año pasado. Veremos en Australia que es donde de verdad empieza…
    Sobre los pilotos, ilustrativa la comparación entre Vettel y Cristiano. Yo creo que Vettel es potencialmente el más rápido de todos pero que su ventana para hacerlo (relacionada en lo que le puede exigir al monoplaza) es de las más estrechas (tiene que estar todo alineado) mientras que Hamilton y, sobretodo Alonso son muy rápidos en condiciones muy variadas, en las que Vettel pierde algo. Dicho esto hay que ser muy obtuso para negar el talento del alemán, desde su victoria en Toro Rosso, su etapa en Redbull y la de Ferrari. Ha demostrado ser todo un campeón del mundo, pero algo débil ante presión (el ataque después del toque de Kvyat, el “toque” Hamilton).
    Sobre Raikonnen, que decir…una sombra de lo que fue (el mejor) y cuesta entender que no haya sido remplazado. Parece que en Ferrari no pueden estar sin un piloto discutido temporada tras temporada (ya pasó con Massa) y que la gente pregunte…un año más? Hasta cuándo?

    Me gusta

    • diezcilindros · marzo 15

      Tenemos que intentar analizar lo poco que vemos, y las señales son de menos igualdad de la prevista :S. Eso no significa que el Mundial esté ya decidido como sugieren Abiteboul y otros. Veremos ^^.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.