A dar el callo desde el principio

(Fuente foto de portada: motorsport.com)

RED BULL

(Fuente: caranddriver.es)

Nombre completo: Aston Martin Red Bull Racing
Sede: Milton Keynes, Buckinghamshire, Reino Unido
Jefe de equipo: Christian Horner
Director técnico: Pierre Waché
Nombre del coche: RB14
Motor: TAG Heuer (Renault)
Pilotos probadores: Sébastien Buemi

Primer GP: Australia 2005
GGPP disputados: 244
Victorias: 54 (22,1%)
Poles: 58 (23,8%)
Podios: 145 (29,7%)
Vueltas rápidas: 54 (22,1%)
Títulos mundiales de pilotos: 4 (2010, 2011, 2012, 2013)
Títulos mundiales de constructores: 4 (2010, 2011, 2012, 2013)

————————————————-

Una marca de bebidas energéticas no parece la más apropiada para llevar al éxito a un equipo de Fórmula 1, ¿no? Uno podía esperar un gran fabricante de coches dominando con puño de hierro (como de hecho sucede actualmente) o a un equipo privado con ingenieros y mecánicos desafiando al establishment, como ocurriera con regularidad hasta el cambio de siglo. Pero que un brebaje que no pasaba de ser un esporádico patrocinador desembarcase en la F1 en 2005 y 8 años después ya atesoraba otros tantos títulos, la mitad de pilotos y la otra de constructores, es llamativo. Para ello hizo falta una inversión cuantiosa en el departamento técnico, fichando a un tal Adrian Newey junto a otros como Peter Prodromou o Mark Smith, y otro desembolso en hacer crecer su gran activo: la cantera de pilotos. De ella salió Sebastian Vettel y gracias a ello consiguieron todos esos grandes éxitos. Pero a pesar de su multimillonario presupuesto, Red Bull lleva 4 años sin pelear el título mundial. Sí, los podios y las victorias van de lo esporádico a lo regular, pero no son capaces de dar de nuevo el último paso. ¿Podrán hacerlo en 2018?

Esta vez sí, el Red Bull parece desde principio de año un coche a la altura de los punteros. (Fuente: motorsport.com)

De forma indudable, su motor Renault (a pesar de las críticas, su fidelidad no se pone en duda: Milton Keynes es, descontando Maranello, la factoría que más tiempo lleva con un mismo fabricante de propulsores) ha estado a más de 50 CV de los mejores desde la entrada de los V6 turbo híbridos. No es que nunca hayan tenido los mejores motores (en 2010-2013 ganaban con un déficit de entre 20 y 30 CV, unas 4 décimas por vuelta), pero dos cosas han cambiado: la primera es que, en efecto, ahora la falta de caballería es demasiado notable e irrecuperable desde el chasis; y ésta es la segunda: ya no tienen la abrumadora ventaja aerodinámica y mecánica de antaño. Mercedes y Ferrari se han puesto las pilas y, en 2017, demostraron que la falta de punch de Red Bull no era sólo del motor. Y es que el RB13 se presentó como un coche con evidentes carencias de desarrollo que estaba a un segundo de los líderes a principios de año. La factoría se puso manos a la obra y fue presentando novedades constantes, hasta que a partir de Hungría, con una megaevolución, estuvieron en la pelea por los podios e incluso las victorias, cayendo 2 hacia el final de temporada. El camino sigue en el RB14, ahora sí un coche con aspecto puntero desde el principio. Han copiado de Mercedes los brazos elevados de la suspensión delantera y el anclaje excéntrico, además de haber desarrollado toda la zona central, con un curioso aletín por encima de la línea de los radiadores y un trabajo bargeboard que presenta unos pontones reducidos a la mínima expresión con el objetivo de ganar eficiencia aerodinámica. Y en los tests de Barcelona se ha mostrado ágil y rápido. De hecho, los datos de velocidad punta, aunque sesgados y no concluyentes, sugieren que han conseguido un año más una fantástica relación apoyo/resistencia, y es de esperar que el nivel puro de adherencia sea muy elevado, así que en principio son máximos candidatos a todo. Sin embargo, es posible que les falte “un pelín”. El W09 y el SF71H son bólidos tan bien diseñados como el suyo, y es evidente que, salvo sorpresa en Melbourne, el propulsor de Viry-Châtillon es el peor de los tres. En el fondo, es lo que se ha materalizado durante la pretemporada, con tiempos por debajo de Mercedes y casi a la altura de Ferrari en simulación de carrera, pero prometedoramente competitivos en los escasos ensayos de clasificación, a pesar de las recientes declaraciones de que en concepto de quema de aceite (0,1 L/100 km) siguen por detrás de italianos y alemanes (0,6). Por tanto, parten en ligera desventaja.

En cualquier caso, puede confiarse en los de Milton Keynes como los que más desarrollarán el coche durante toda la temporada. Es costumbre que Red Bull empiece la temporada a un nivel más bajo del que la acaba, como demuestra el hecho de que sólo una vez en la historia han ganado la carrera inaugural. Pero para ganar un campeonato, a no ser que la igualdad sea extrema, conviene rendir a tope desde el principio, en tanto que los 25 puntos de Australia valen lo mismo que los de Abu Dabi. Será la labor de un equipo que hace unos días confirmó que Adrian Newey da “un paso al lado” en la dirección técnica (que nadie espere que de repente se vayan a hundir) y en el que sus dos pedazo de pilotos tratarán de espolearse el uno al otro para aspirar por primera vez al título mundial. Veremos si no va a acabar siendo más interesante la pelea interna que la batalla por el Mundial…

PROS Y CONTRAS

+ El coche parece en mucha mejor forma que hace 12 meses.
+ ¡Menuda pareja de pilotos!

 Ese motor Renault todavía cede demasiados CV.
 ¿Tendrá influencia negativa la sustitución del director técnico?

 

#3 DANIEL RICCIARDO: Su futuro está en el aire

(Fuente: motorsport.com)

Nombre completo: Daniel Ricciardo
Fecha de nacimiento: 1 de julio de 1989 (28 años)
Lugar de nacimiento: Perth, Australia Occidental, Australia

Primer GP: Gran Bretaña 2011 (P: 24º. C: 19º)
GGPP disputados: 129
Victorias: 5 (3,9%)
Poles: 1 (0,8%)
Podios: 27 (20,9%)
Vueltas rápidas: 9 (7%)
Títulos mundiales: 0

Trayectoria en F1:

2010: Piloto probador de Red Bull y Toro Rosso
2011: Tercer piloto de Red Bull y Toro Rosso. Piloto de HRT (11 GGPP)
2012-2013: Piloto de Toro Rosso
2014-?: Piloto de Red Bull

Así pilota Daniel Ricciardo: onboard.

El aficionado esporádico de la Fórmula 1 tal vez no reparó en Daniel Ricciardo hasta 2014, año en que debutó en Red Bull. Tras 2 temporadas y media en el deporte, el australiano no hizo mucho ruido hasta que en su estreno en Milton Keynes logró la machada de vencer de forma sólida al vigente tetracampeón del mundo, Sebastian Vettel. ¿De dónde había salido este chico? Algunos, de forma muy interesada, le llamaban “rookie“, pero en realidad ya contaba con bastante experiencia y ahora que ha llegado 2018 nos percatamos de que Ricciardo no es ningún chavalín. Tiene 28 años, nada menos que 129 carreras disputadas y todavía no ha sido capaz de pelear por el título. Y ese dato le molesta bastante. Daniel sabe que está en su plenitud como piloto y las cosas no le están saliendo como se esperaba hace 3-4 años. Su principal problema es que a su lado tiene a un Max Verstappen que, si cogemos el global de los datos, lo hizo algo mejor que él. Pero sobre todo, la preocupación es que el holandés ha sido renovado hasta 2020 mientras Ricciardo ve cómo su contrato expira a final de este año y todavía no tiene muy claro qué va a ser de él.

Su cuerpo a cuerpo es de otra categoría. ¿Pero podrá recuperar la iniciativa en clasificación? (Fuente: laaficion.milenio.com)

La versión de Daniel y Red Bull es que la extensión del mismo está encima de la mesa, pero el australiano quiere esperar para ver cómo se desarrollan las otras opciones. Es decir, sabe que los volantes de Valtteri Bottas y Kimi Räikkönen son vulnerables y Ricciardo es un candidato a ambos… pero también, respectivamente, Esteban Ocon y Charles Leclerc. Y si Mercedes y Ferrari consideran que ésas son mejores opciones, el de Perth podría verse “obligado” a firmar con su escudería actual… ¿pero con qué rol, sabiendo que Verstappen ha sido prioridad a la hora de renovar? Analizando el rendimiento de ambos en estos casi 2 años que llevan juntos, puede entenderse la maniobra de Christian Horner y Dietrich Mateschitz. Por un lado, que quede claro que Daniel es un auténtico pilotazo que se ha erigido como el mejor adelantador de la parrilla y con una capacidad los domingos para surgir de entre los problemas y alcanzar podios con una inusitada facilidad. El #3 ya ha hecho de su salvaje frenada la marca de la casa, y eso comienza a condicionar a los rivales, que saben que si el australiano está a menos de 3 décimas antes de una curva lo va a intentar. Esa frenada tardía es, más allá de la pelea cuerpo a cuerpo, su estilo de pilotaje. Daniel espera más que casi nadie antes de pisar el pedal izquierdo y entra muy rápido a la curva. Eso le lleva a ir pasado en el vértice, ante lo cual Ricciardo mantiene el freno ligeramente pisado y mete mucho volante. Pero he ahí el problema: con tanto giro aplicado, se ve obligado a dar gas tarde, a lo Kimi, y pierde terreno por la recta siguiente. Además, su tacto para las enlazadas fluidas y curvas medias-rápidas, habiéndolo mejorado con los años, no es tan superélite como el del piloto que tiene al lado, de ahí que haya habido bastantes circuitos en los que Ricciardo se haya quedado un tanto cortado, especialmente en clasificación, donde perdió 7-13 la batalla y gracias, pues en la parte final de temporada remontó algo. A pesar de esa imagen de “piloto de domingos”, el #3 había batido los sábados a todos sus compañeros hasta 2016, de ahí que la derrota del pasado año sea más llamativa. Todavía puede llevar la delantera los domingos en las batallas rueda a rueda y la pericia en general, pero necesita mejorar su juego los sábados si quiere de veras vencer a su compañero a los puntos. Porque si quiere ser campeón, el primer punto es batir a su compañero… y no parece sencillo.

Daniel está ante los 8 meses más importantes de su carrera deportiva. Parece muy poco probable que lo haga tan mal que nadie esté interesado en él, pero según su desempeño tendrá o no las ofertas que él espera. Si rinde bien, puede arriesgarse a pelear con un Hamilton que estará cerca del final de su trayectoria deportiva, o con un Vettel a quien ya venció en 2014. Incluso puede quedarse en Red Bull y seguir demostrando que puede con Max. Pero si no tiene una buena temporada, ni Mercedes ni Ferrari se fijarán en él, y quedarse en Milton Keynes podría relegarle a un rol de “número 2 tácito” de la gran estrella centroeuropea. ¿Les suena? Así que estén atentos al coche número 3 en 2018, pues su piloto se la juega.

PROS Y CONTRAS

+ Es el mejor adelantador de la parrilla.
+ Su carisma le convierte en un buen activo de marketing.

 ¿Puede pararle los pies a Max Verstappen?
 Estar con su continuidad en el aire será una espada de Damocles.

 

#33 MAX VERSTAPPEN: El cielo es su límite

(Fuente: fuelforfans.com)

Nombre completo: Max Emilian Verstappen
Fecha de nacimiento: 30 de septiembre de 1997 (20 años)
Lugar de nacimiento: Hasselt, Limburgo, Bélgica*

* Su nacionalidad es holandesa.

Primer GP: Australia 2015 (P: 11º. C: R)
GGPP disputados: 60
Victorias: 3 (5%)
Poles: 0 (0%)
Podios: 11 (18,3%)
Vueltas rápidas: 2 (3,3%)
Títulos mundiales: 0

Trayectoria en F1:
2015-2016: Piloto de Toro Rosso
2016-?: Piloto de Red Bull

Así pilota Max Verstappen: onboard.

¿Quién puede parar los pies a Max Verstappen? Parecía una auténtica locura hacer debutar en 2015 a un menor de edad que sólo llevaba una temporada en monoplazas y que, al fin y al cabo, ni siquiera ganó el certamen (le batió Esteban Ocon). Está claro que si el Red Bull Junior Team ha llegado a ser la referencia del deporte en temas de cantera es porque saben ver el talento más allá de los resultados. Y Helmut Marko y su equipo se dieron cuenta de que en Max había mucho más que un apellido famosillo: tal vez un campeón en ciernes. Desde su segunda carrera, el #33 puso patas arriba la parrilla, y era cuestión de tiempo que llegase a lo más alto. En España 2016, tras descabalgar a Daniil Kvyat, va y se convierte en el ganador de GP más joven. Y en 2017, tras una serie de fenomenales actuaciones arruinadas por la fiabilidad, logra 2 victorias de las que meten miedo. Y apenas tiene 20 años, una edad a la que Lewis Hamilton no estaba ni en GP2. ¿Hasta dónde va a llegar Verstappen?

Su talento está fuera de toda duda, y Red Bull le ha renovado hasta 2020. ¿Es el nuevo “número 1 tácito” del equipo? (Fuente: racefans.net)

El holandés tuvo en 2017 ese año necesario antes de convertirse en un miembro de la superélite. Tocaba una serie de victorias, actuaciones espectaculares, algún que otro incidente y problema para formar un caleidoscopio de experiencias que a buen seguro podrá usar en el futuro. Es como el 2007 de Hamilton, el 2009 de Vettel o el 2004 de Alonso. Tras demostrar esporádicamente su talento, esa temporada de confirmación suele ser el preludio inmediato de los éxitos. Por tanto, 2018 podría ser un año de dicha para Max… siempre que su coche acompañe, claro. A día de hoy, a nivel técnico, pocos peros se le pueden poner a Verstappen. Un análisis minucioso enseña cómo el holandés parece ir sobre raíles. No está interesado en frenadas muy tardías ni en mínimo movimiento de volante, pero indudablemente es un perfecto manipulador y parece coordinar de forma extraordinariamente lineal tanto el pie izquierdo como el grado de giro, hasta el punto de conseguir una velocidad en el vértice realmente elevada y una tracción tirando a notable (tal vez su fase menos perfecta de la curva). Ciertamente, es rapidísimo porque casi nunca hay atisbo de corrección o duda alguna hasta ese momento de la tracción, donde se vez en cuando patina en la vuelta de clasificación pero en carrera consigue moderar hasta el punto de ser uno de los pilotos que mejor trata las gomas. En cualquier caso, no es ese aspecto del pilotaje el que enamora a miles de aficionados y le hacen uno de los hombres más populares de la parrilla. Es su irreverente pelea cuerpo a cuerpo la que les ha cautivado. Capaz de grandes adelantamientos en lugares inverosímiles (aunque más en 2016 que en 2017), más de una vez se las ha visto tiesas con Dirección de Carrera, como en Austin al merendarse a Kimi Räikkönen en la antepenúltima curva… cortando el piano por dentro y viendo cómo los comisarios le despojaban del podio. Sus maniobras defensivas no gustan a todos los pilotos, pero es imposible negar su valentía en momentos como la salida. En Canadá ganó 3 plazas en una de las arrancadas más cortas del Mundial, y en México desquició a Sebastian Vettel con una pasada al límite. En definitiva, Max es un auténtico cóctel que, con la montura adecuada, puede explotar en uno de los mejores pilotos de la próxima década.

Ahora bien, ¿podrá confirmar su progreso y batir a Daniel Ricciardo? La tabla de puntos de 2016 y 2017 puso al australiano por delante, y más allá de que la falta de fiabilidad jugó su parte, lo cierto es que Ricciardo parece tener más habilidad (incluso, hasta cierto punto, sabe buscarse la suerte) para conseguir uno de esos podios imprevistos. Todavía ha de medir en ocasiones cuándo hacer una pasada y cuándo esperarse detrás, pero a cada año que pasa sus defectos se ven corregidos a una tasa espectacular. Tres temporadas completas le han pulido a pasos agigantados y su progreso es notable. Ya está a un pelo de codearse con los mejores; para ello, tendrá que ganar con regularidad a Ricciardo y hacer valer su nuevo estatus en Red Bull. Y si lo hace, sólo quedará saber la calidad de su montura para discernir si puede o no aspirar al título mundial en 2018.

PROS Y CONTRAS

+ Un supertalento capaz de volar rapidísimo.
+ Su nuevo contrato le otorga cierta preponderancia en el seno del equipo.

 Tiene demasiadas visitas a los comisarios.
 Aún le falta algo de experiencia en el cuerpo a cuerpo.

 

¿Quién crees que llevará la delantera en Red Bull en 2018? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión..

Anuncios

One comment

  1. casillademarcos · marzo 15

    El concepto de “sabe buscarse la suerte” es perfecto. Ninguna de las cinco victorias era para él cuando las logó. En cambio dos de las 3 de Max fueron legitimamente de él desde la primera curva.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.