Consolidados en media parrilla

(Fuente foto de portada: racefans.net)

HAAS

(Fuente: noticias-f1.com)

Nombre completo: Haas F1 Team
Sede: Banbury, Oxfordshire, Reino Unido*
Jefe de equipo: Günther Steiner
Director técnico: Rob Taylor
Nombre del coche: VF-18
Motor: Ferrari
Pilotos probadores: Santino Ferrucci, Arjun Maini

* Base de carreras. Su sede se encuentra en Kannapolis, Carolina del Norte, Estados Unidos.

Primer GP: Australia 2016
GGPP disputados: 41
Victorias: 0 (0%)
Poles: 0 (0%)
Podios: 0 (0%)
Vueltas rápidas: 0 (0%)
Títulos mundiales de pilotos: 0
Títulos mundiales de constructores: 0

————————————————-

Ya son “parte del mobiliario”. Haas se ha estabilizado en la Fórmula 1 y ha echado raíces. Muchos dudaban de los verdaderos planes a largo plazo de una escudería que vino al Gran Circo para aumentar sus ventas de máquinas industriales de cálculo numérico y decidió basarse lo máximo posible en los recursos de Ferrari. Sin embargo, parece que han sabido aprovechar sus escasos medios (poco más de 100 millones de presupuesto, sólo superando a Sauber) para convertirse en un digno habitante de la media parrilla. Con dos pilotos verdaderamente profesionales y que no están en el asiento sólo por sus patrocinadores, cada vez hay que tomarse a Haas más en serio.

Los nuevos deflectores gigantescos y los aletines delante del radiador confieren al VF-18 un aire relativamente moderno. (Fuente: thebestf1.es)

Máxime cuando uno observa el rendimiento que han tenido en la pretemporada. El VF-18 ha tenido una pinta espectacular y sus tiempos le ponían hasta el último día de pretemporada como el cuarto mejor equipo de la parrilla. Renault y McLaren dieron una mejor impresión en la prueba final y probablemente estén por delante en Australia, pero no puede descartarse una Q3 o zona de puntos para los americanos en Albert Park. Y es que la nueva criatura de Banbury, como siempre con la colaboración de Dallara, se ha mostrado bastante competitiva en las pruebas invernales. Su aspecto sugiere que se han centrado en la zona que más réditos parece haber dado, especialmente a sus “hermanos mayores” de Ferrari: la parte central. El bargeboard parece muy elaborado, con una enorme superficie lateral con ranuras, y destaca la estructura que han creado delante del pontón, parecida a la ideada por la Scuderia en 2017. Sin embargo, ese concepto interesante no se complementa con más agresividad en el resto del coche, sino un enfoque pragmático en el que no se ven radiadores muy ceñidos ni una suspensión delantera arriesgada. Tampoco ayuda su decoración, que aunque ha abandonado el a nuestro juicio desacertado gris de 2017 sigue teniendo ese blanco demasiado vacío e impersonal. En todo caso, eso es puramente estético y no afecta al rendimiento. La preocupación de los ingenieros de Haas habrá sido solucionar los problemas de su predecesor, cuya principal característica fue la absoluta arbitrariedad a la hora de rendir como el 4º mejor equipo, quedarse en Q1 o vivir en una zona intermedia. Asimismo, los frenos fueron el talón de Aquiles el VF-17 durante toda la temporada. Cambiando casi de sesión a sesión entre Brembo y Carbone Industrie, Günther Steiner ha dicho que pretenden usar un único suministrador para esta temporada, y quiere confiar en que el elegido les valga a sus dos pilotos por igual, algo que también les hizo perder tiempo y dirección. De momento, como se suele decir, “la mejor noticia es que no hay noticia”. Nada se ha hablado de frenos en 2018, lo cual sólo puede ser positivo.

Hablar del presente de Haas siempre es más sencillo que hacerlo del futuro, porque si bien ya están plenamente asentados en el deporte, aún no han cuajado esa serie de actuaciones que nos obliguen a recordarles dentro de décadas ni a echarles de menos cuando decidan marcharse. La Fórmula 1 actual es muy complicada para un equipo privado y ya habido algún que otro rumor de que podría ser adquirida por una de las marcas de Sergio Marchionne, en este caso Maserati. Sin embargo, Haas y sobre todo Steiner siempre han querido desmarcarse rápido de esas influencias. La relación es sólo técnica, nunca empresarial. Dando por hecho que aguantarán sin problemas hasta 2020, está por ver qué será de ellos tras “el gran cambio”, con la nueva fórmula de motores. Será interesante ver cuánto pueden crecer entonces.

PROS Y CONTRAS

+ Un equipo solvente, profesional e instalado en la media parrilla.
+ Beneficiarse de la relación técnica con Ferrari sin influencias políticas parece buen negocio.

 ¿Puede un equipo con su enfoque enamorar al aficionado?
 No se sabe mucho sobre la estrategia a largo plazo del equipo. ¿Están aquí para quedarse?

 

#8 ROMAIN GROSJEAN: Ligeramente estancado

(Fuente: formula1.com)

Nombre completo: Romain Grosjean
Fecha de nacimiento:
17 de abril de 1986 (31 años)
Lugar de nacimiento: Ginebra, Suiza*

* Su nacionalidad es francesa.

Primer GP: Europa 2009 (P: 14º. C: 15º)
GGPP disputados: 124
Victorias: 0 (0%)
Poles: 0 (0%)
Podios: 10 (8,1%)
Vueltas rápidas: 1 (0,8%)
Títulos mundiales: 0

Trayectoria en F1:
2009: Tercer piloto de Renault. Piloto de Renault (7 GGPP)
2012-2015: Piloto de Lotus
2016-?: Piloto de Haas

Así pilota Romain Grosjean: onboard.

Romain Grosjean parece tal vez el exponente más claro de ese grupo de pilotos de media parrilla, compuesto entre otros por Sergio Pérez y Nico Hülkenberg, que tienen talento para subir al podio con regularidad con la montura adecuada y que han sido relacionados con volantes de esa categoría temporada tras temporada… pero que cada vez ven más lejos la posibilidad de ser fichados por un equipo de los grandes. Pérez tuvo la suerte de probar en McLaren y Hülkenberg puede tal vez llegar hasta arriba si Renault consigue crecer lo suficiente, pero en el caso de Grosjean la realidad parece más dura. Con casi 32 años y tras creer que moverse a Haas le acercaría a ese segundo volante de Ferrari siempre tan vulnerable, lo cierto es que parece muy abajo en la lista de candidatos. Su tren ya pasó.

Grosjean se ha establecido como un muy buen piloto de la media parrilla… pero parece difícil que alguna vez llegue a ser más.
(Fuente: motor.es)

El bueno de Romain empezó siendo un piloto tremendamente conflctivo, con un debut apresurado en 2009 tremendamente decepcionante y un retorno al deporte en 2012 lleno de accidentes que le convirtieron en el último piloto hasta la fecha en ser expulsado de un Gran Premio. Grosjean tuvo que acudir incluso al psicólogo para domar su pilotaje, y a buena fe que lo consiguió: a finales de 2013, él era la voz cantante en Lotus, por delante de nada menos que Kimi Räikkönen. Pero fue el finés el seleccionado para el asiento en Ferrari, mientras Romain se tuvo que quedar en Enstone, aplastando a Pastor Maldonado pero sin aparecer en el radar de los grandes. Se movió a Haas porque querían de él exactamente lo que ha ofrecido: capacidad para sumar puntos siempre que pueda. En estos dos años ha visitado 13 puntos el top-10 los domingos (por 5 de sus compañeros) y ha ayudado a poner a Haas en la P8 por constructores. Sin embargo, su conducción se ha hecho más famosa porque se ha convertido en el piloto más “quejica” de la parrilla. Los problemas con los frenos parecían afectarle sólo a él, convirtiendo su pilotaje en una lotería, y en el pasado GP de Estados Unidos incluso desquició a su jefe de equipo, que le tuvo que pedir por radio que se callara. A día de hoy, Romain parece bastante dependiente (más aún de lo que es habitual en un piloto de F1) del estado de sus frenos, con un pilotaje que históricamente cambiaba de curva a curva según cómo hubiera sido su primer aporte con el pie izquierdo, pero que en 2017 se transformó en algo más precavido. Ya no frenaba casi nunca tarde, dándole un nuevo enfoque a la curva: si todo salía bien, en efecto llegaría lento al vértice, pero podría compensarlo traccionando pronto y saliendo como un tiro; y si el freno no funcionaba tan bien como creía, al menos no entrará colado y no perderá tiempo. Obviamente, no es tan rápido ni emocionante como ir al límite, pero el Grosjean de 2017 fue lo mejor que pudimos ver en alguien que no confiaba en lo que iba a pasar antes de cada curva.

Romain venció a su compañero por un margen aceptable (12-8 en clasificación, 28-19 en puntos), y en general pareció el más capacitado para conseguir tanto la actuación más destacada como la regularidad. El objetivo para 2018 será mantener esa línea, y si puede mejorarla. Y si en alguien hay que confiar para progresar, ése es Grosjean. Su evolución, cuando lo ha necesitado, ha sido meteórica, y del piloto peligroso de 2012 ha pasado a uno de los que consideraríamos “profesional”. Hasta ha conseguido ser elegido director de la GPDA, el sindicato de los pilotos que entre otras atribuciones tiene la de velar por la seguridad del deporte. Muestra de que hoy sí se le considera un piloto respetable y responsable.

PROS Y CONTRAS

+ A pesar de las apariencias, un piloto en el que confiar por talento y profesionalidad.
+ Es de facto el número 1 del equipo.

 Tiene que corregir su carácter quejica.
 Parece requerir de un sistema de frenos demasiado específico para rendir.

 

#20 KEVIN MAGNUSSEN: Famoso por los motivos equivocados

(Fuente: formula1.com)

Nombre completo: Kevin Jan Magnussen
Fecha de nacimiento:
 5 de octubre de 1992 (25 años)
Lugar de nacimiento: Roskilde, Zealand, Dinamarca

Primer GP: Australia 2014 (P: 4º. C: 2º)
GGPP disputados: 61
Victorias: 0 (0%)
Poles: 0 (0%)
Podios: 1 (1,6%)
Vueltas rápidas: 0 (0%)
Títulos mundiales: 0

Trayectoria en F1:
2014: Piloto de McLaren
2015: Tercer piloto de McLaren. Piloto de McLaren (1 GP)
2016: Piloto de Renault
2017-?: Piloto de Haas

Así pilota Kevin Magnussen: onboard.

El único piloto que ha probado los 4 motores de la era híbrida de la Fórmula 1 se encuentra en una extraña tesitura. A pesar de que esa teóricamente vasta experiencia le debería convertir en un activo interesante, lo cierto es que Kevin Magnussen ha ido perdiendo reputación año tras año, y ahora mismo es difícil atisbar su futuro. Vendido como “el nuevo Hamilton” tras mejorar en su debut en McLaren el resultado conseguido por el británico, ahora Magnussen ha encontrado acomodo casi de rebote en la media parrilla, sin muchos visos de seguir progresando y, lo que es peor, sin haberse ganado el respeto de todo el mundillo.

No va mal de talento, pero Kevin suspende en muchas de las facetas mentales. Tendrá que trabajarlas si quiere seguir en la parrilla.
(Fuente: thebestf1.es)

Kevin fue objeto de duras críticas por sus compañeros de profesión en 2017 debido al desempeño en el cuerpo a cuerpo del danés, una de sus asignaturas pendientes desde su debut en 2014, año en que fue sancionado en dos carreras consecutivas por sus zig-zags en recta. En la pasada temporada, sacó de quicio a Nico Hülkenberg, con quien tuvo unas tensas palabras tras el GP de Hungría, y a Fernando Alonso, quien con cierta sorna confirmó que Nico tenía razón. Y un piloto que suma más grescas con rivales que buenas actuaciones no está rindiendo como debe. El #20 ganó las World Series en 2013 y prometía ser incluso mejor que su padre Jan, ex piloto entre otros de McLaren. Pero tras su P2 en el debut de Melbourne, el danés ha ido en una espiral descendente, aceptable los sábados pero incapaz de transformar esas actuaciones en buen rendimiento los domingos. Al fin, en Haas encontró algo de equilibrio, mejorando ligeramente su desempeño en carrera, pero a costa de perder algo de punch el sábado, donde Grosjean llevó la delantera. El análisis de su pilotaje muestra una querencia por el enfoque manipulador, con buena coordinación mano-pie pero todavía bastante imperfecta. En curvas medias-rápidas, aún aparecen contravolantes que delatan sus defectos técnicos, que en todo caso parecen los menos preocupantes. Muchas veces se ha hablado de que KMag es bastante complicado internamente, en asuntos como el reconocimiento de culpa o la aplicación y entrega. Tiene 25 años y todavía hay margen para que madure y mejore, pero de momento parece que no está mostrando los signos de un futuro campeón del mundo. Y si el Magnussen de 30 años es finalmente un piloto completo merecedor de victorias sólo lo podremos comprobar si en las siguientes temporadas Kevin muestra de veras su calidad y compromiso y ofrece resultados sólidos. Ese, y no otro, habrá de ser su objetivo para 2018: hacerse más sólido y empezar a vencer a Grosjean.

Si hacemos caso a aquellas desafortunadas declaraciones de Steiner de que no hay ningún piloto estadounidense listo para la Fórmula 1, está claro que su volante parece bastante seguro, o al menos que depende fuertemente del propio Kevin y no de terceras personas. Pero si realmente Ferrari tiene cosas que decir a la hora de seleccionar pilotos, Kevin debería preocuparse de Antonio Giovinazzi, quien ya ha hecho varios viernes con el equipo y al que parece imposible resistir más en la recámara: o “debuta” en 2019 (no olvidemos que ya tuvo 2 carreras con Sauber en 2017), o probablemente nunca lo haga. Si Magnussen sobrevive al envite en 2018, podría estar tranquilo. En todo caso, parece que verdaderamente Haas y Ferrari son bastante independientes en ese asunto, pero mejor no tentar a la suerte y creer que Magnussen demostrará lo suficiente para seguir mereciendo un asiento en el deporte.

PROS Y CONTRAS

+ Se le ven maneras en lo puramente técnico.
+ Su volante no parece especialmente amenazado.

 Ha de mejorar su entrega y aplicación.
 Y por supuesto también suavizar su cuerpo a cuerpo.

 

¿Quién crees que llevará la delantera en Haas en 2018? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.