Alfa les da una vida extra

(Fuente foto de portada: motorsport.com)

SAUBER

(Fuente: motorsport.com)

Nombre completo: Alfa Romeo Sauber F1 Team
Sede: Hinwil, Zúrich, Suiza
Jefa de equipo: Frédéric Vasseur
Director técnico: Jörg Zander
Nombre del coche: C37
Motor: Ferrari
Pilotos probadores: Antonio Giovinazzi

Primer GP: Australia 1993
GGPP disputados: 374*
Victorias: 0 (0%)*
Poles: 0 (0%)*
Podios: 10 (1,3%)*
Vueltas rápidas: 3 (0,8%)*
Títulos mundiales de pilotos: 0
Títulos mundiales de constructores: 0

*No se incluyen los datos del período 2006-2009, donde BMW Motorsport era la propietaria del equipo. Sí se cuentan los datos del año 2010, a pesar de llamarse BMW-Sauber, pues Peter Sauber volvía a ser el propietario.

————————————————-

Peter Sauber vendió en 2005 su equipo a BMW, sabedor como era de que en plena primera década del siglo XXI un equipo privado no tenía absolutamente nada que hacer frente a los fabricantes. La obra de su vida sólo podría continuar si le daba un futuro mejor, y la marca alemana le dio en 4 años más éxitos de los que nunca disfrutó en los tiempos de precariedad económica. Pero éstos también acabaron afectando a la automoción mundial, y en 2009 BMW dio la espantada. Peter no pudo dejar que su equipo cerrara y decidió recomprarlo para mantener la fábrica de Hinwil en funcionamiento. Doce años después de aquella venta, ya con Peter en su retiro, Frédéric Vasseur ha visto lo mismo: que en la Fórmula 1 actual no queda otra que asociarse con un fabricante para intentar sobrevivir. Así comienza la nueva aventura del equipo suizo con una marca poderosa: Alfa Romeo se une al Gran Circo y todo apunta a que su actual joint venture con Sauber no es más que el comienzo de algo muy interesante.

El C37 es un gran salto adelante con respecto al 2017 al incorporar bastantes ideas de otros equipos. (Fuente: momentogp.com)

De momento, Alfa se limita a estampar su marca en el capó y a ofrecer apoyo técnico, una colaboración de momento más patrocinada que verdaderamente estrecha, pero que en el futuro podría dar con Alfa comprando el equipo o entrando como fabricante de motores a partir de 2021, cuando “la nueva Fórmula 1” comience. De momento, la mayor novedad en Sauber, además de su decoración, procede del hecho de contar con motores Ferrari del año corriente, una mejora sustancial de rendimiento sobre la versión de 2016 que tuvieron que llevar el año pasado. El C37 quiere dejar atrás la última posición a la que se vio relegado su predecesor, y para ello optaron por un enfoque algo más moderno en sus líneas. El morro recuerda al de Force India, con dos orificios acanalados al lado de los engarces con el alerón delantero; en los pontones se ha optado por un aletín envolvente del estilo del Ferrari o del Red Bull, mientras que el bargeboard se inspira en el del RS17 de Renault. Los radiadores también cuentan con otros conductos y varios canales para trasladar el aire hacia atrás que demuestran, como poco, un apreciable nivel de detalle que en 2017 no existía. El asunto, claro, es que en efecto toda esa inspiración de otros coches viene de sus versiones del año pasado. Y por ello cabe hacerse la pregunta de cómo de competitivo será un coche que, en vez de innovar, decide copiar ideas. Sí, se acercarán al grupo medio, ¿pero pueden ponerse a la altura de presupuestos similares como Force India o Haas? Lo visto en los tests de pretemporada deja bastantes dudas, pues los tiempos en los simulacros de clasificación no terminaron de salir. A día de hoy, y a falta de que Williams enseñe su verdadero rendimiento, Sauber parece el equipo menos competitivo de la parrilla. Eso sí, también se les ve relativamente cerca de rivales como los de Grove, además de otros como Force India  La Q1 parece su sitio, pero no están lejos y los puntos no requerirán de milagros como en 2017. Sobre todo, porque cuentan con un piloto llamado a cosas muy grandes.

Y es que aunque Marcus Ericsson podría llevar la delantera inicial debido a su experiencia, lo cierto es que todos los ojos en Sauber están puestos sobre Charles Leclerc. El monegasco se ha convertido en el primer piloto de la historia en ganar GP3 y F2 y eso corona una meteórica carrera por los monoplazas hasta llegar a la F1 con apenas 20 años. Piloto de la Ferrari Driver Academy, muchos dan por hecho que heredará el volante de Kimi Räikkönen y peleará por los títulos en un futuro, pero antes de echar a correr primero hay que empezar a andar. Y en este 2018, seguro que tiene unos primeros GGPP difíciles antes de poder darle a Sauber lo que buscan de él: actuaciones inspiradas con las que sumar puntos y salir de esa P10. Cualquier cosa que no sea acabar últimos habrá que valorarlo como un éxito para el equipo con el presupuesto más pequeño de la categoría.

PROS Y CONTRAS

+ Alfa Romeo aporta estabilidad y un nuevo rumbo al equipo.
+ El motor Ferrari de 2018 aportará casi 1 segundo de mejora.

 El C37 parece ir a remolque del resto de la parrilla.
 Con un piloto experto pero poco competitivo y un debutante, ¿cómo podrán asegurar puntos?

 

#9 MARCUS ERICSSON: Se aferra a su puesto

(Fuente: skysports.com)

Nombre completo: Marcus Ericsson
Fecha de nacimiento: 2 de septiembre de 1990 (27 años)
Lugar de nacimiento: Kumla, Orebro, Suecia

Primer GP: Australia 2014 (P: 19º. C: Ret)
GGPP disputados: 76
Victorias: 0 (0%)
Poles: 0 (0%)
Podios: 0 (0%)
Vueltas rápidas: 0 (0%)
Títulos mundiales: 0

Trayectoria en F1:
2014: Piloto de Caterham
2015-?: Piloto de Sauber

Así pilota Marcus Ericsson: onboard.

En ocasiones, muchos aficionados se preguntan por qué un piloto veterano sigue aferrándose a su puesto en Fórmula 1 cuando está muy claro que ya ha disputado las mejores 20 carreras de su trayectoria. Creen que no hace más que rellenar un hueco que podría ser usado por un piloto joven de mayor talento. A su vez, otro de los momentos de peor encaje para la afición es el debut de un piloto que no ha brillado en las categorías inferiores pero que puede permitirse comprar un asiento de un equipo en apuros que lo ha vendido al mejor postor. Habitualmente, tras una o dos temporadas, la ley de la selva actúa y otro piloto con un maletín aún superior hace acto de presencia, poniendo punto y final a la aventura de su predecesor. Pero aún más extraño es el caso en que ambas circunstancias se mezclan. Aunque no es un veterano stricto sensu, a sus 27 años creemos que Marcus Ericsson ya ha mostrado todo lo que puede dar de sí, y dado que en ninguna de sus 4 temporadas en el deporte ha sumado más puntos que su compañero (y ninguno ha sido nunca un fuera de serie), mucho nos tememos que difícilmente se justifica su presencia como uno de los 20 mejores pilotos del mundo. Pero por 5º año, Ericsson ahí sigue.

Ya lleva cuatro temporadas completas en F1, pero Marcus Ericsson sigue sin haber demostrado gran cosa. (Fuente: motorsport.com)

Ericsson tiene un apoyo financiero relacionado con los propietarios de Sauber, pero más allá de eso hay que intentar describir su aportación desde un punto de vista técnico. No se puede negar que Marcus ha sido desde 2015 el más experimentado de su pareja, y en 2018, poniéndolo al lado de un debutante, se hacía aún más necesario alguien que comprenda los set ups, conozca los circuitos y en definitiva no se encuentre algo perdido, como seguramente le suceda a Leclerc en algunas fases. A nivel de conducción, eso sí, comienzan a verse los defectos. Y es que Marcus no parece un piloto que pilote verdaderamente en el límite. Aunque su entrada en curva es relativamente agresiva, luego la acompaña de una progresividad en el volante que parece más lenta que técnica. Su tracción no suele ser nada valiente, dando la sensación de que un buen piloto comenzaría a tantear el gas unos metros antes de donde lo hace el sueco, fundamentalmente porque tiende a llevar mucho volante a lo Kimi. De todos modos, es su irregularidad lo que más destaca: no sabe vivir en el límite, sino que a veces se queda corto y a veces se pasa, obligando a correcciones o viéndose como menos rápido que sus colegas. Curiosamente, el hecho de que cada curva sea una lotería (frenar pronto, frenar tarde o frenar en el punto parecen obedecer a causas aleatorias) hace que, a la larga, el rendimiento promedio sea el mismo. En el global de la vuelta, y lo mismo se aplica al global de una carrera o de una temporada, Ericsson rinde siempre a un nivel similar; cuando el piloto de talento rinde bien, Marcus queda eclipsado; cuando aquél no tiene un buen día, es el #9 el que lleva la delantera. Pero esa mediocridad le mueve siempre por las posiciones P13-P18 y casi nunca tiene un highlight que le permita entrar en puntos; lleva desde Italia 2015 sin hacerlo. Y cada año que pasa parece menos probable ver a Ericsson teniendo una actuación destacada (también hay que valorar los coches que ha pilotado…), algo que lleva a pensar que nunca será un ganador de Gran Premio y, por tanto, como decíamos arriba, tiende a ocupar un volante del que una promesa que sí parezca destinada a las victorias no puede disfrutar.

El objetivo de Marcus para 2018 es evidente: aprovecharse de la inexperiencia de Leclerc para vencerle y ganar algo de caché en su trayectoria. En las primeras carreras no sería sorprendente verle por delante, aunque ya las pasó canutas para mantener por detrás a Antonio Giovinazzi en las dos apariciones de éste en 2017. Eso sí, conforme avance el año, especialmente en la segunda mitad, muy probablemente Ericsson comience a verse eclipsado por el monegasco y entre en juego su otra faceta, la económica. Pero ojo: si Alfa Romeo se hace con el equipo, no querrá tener pilotos de pago; sus hombres titulares serán profesionales talentosos que aportan mucho más que un patrocinador. Y ese podría ser un peligro para Ericsson. Si las influencias de Sergio Marchionne aumentan, tendrá muy difícil sobrevivir un año más.

PROS Y CONTRAS

+ Experiencia para intentar llevar la iniciativa, al menos al principio.
+ Su maletín le permite asegurarse el asiento…

 … de momento, porque la influencia de FCA es cada vez mayor.
 76 Grandes Premios después, seguimos sin ver ningún talento especial en Ericsson.

 

#16 CHARLES LECLERC: Un debutante muy ilusionante

(Fuente: formula1.com)

Nombre completo: Charles Leclerc
Fecha de nacimiento: 16 de octubre de 1997 (20 años)
Lugar de nacimiento: Montecarlo, Mónaco

DEBUTANTE EN FÓRMULA 1

Palmarés en categorías inferiores:
– 2º Gran Premio de Macao (2016)
– Campeón GP3 (2016)
– Campeón Fórmula 2 (2017)

 

 

Vamos a reconocerlo: al lado del nombre de Charles Leclerc, habíamos escrito “el debutante más ilusionante de la década“, pensando en que desde Lewis Hamilton nadie había venido avisando tanto desde tan abajo. El monegasco estaba destinado a llegar a la Fórmula 1 y su estreno se hacía de rogar, siendo 2018 el año en que al fin le veremos. Pero entonces nos acordamos de que Max Verstappen ha modificado los patrones de evaluación habituales de jóvenes pilotos, y lo hemos dejado en que Leclerc es uno de los más prometedores de los últimos tiempos. Tras arrasar en GP3 y en la primera temporada de la Fórmula 2, el joven piloto de Ferrari llega a la F1 dispuesto a mostrar que aquí hay madera de campeón.

¿Cómo de bueno será Charles Leclerc en su primera temporada de Fórmula 1? ¿Lo suficiente como para pilotar un Ferrari en 2019?
(Fuente: diariomotor.com)

Leclerc se paseó en karting desde los 8 años hasta que en 2013, con 16 de edad, se topó con, precisamente, Verstappen en la final del CIK-FIA KZ. El destino de ambos ya estaba sellado, pero sus pasos intermedios serían distintos: mientras Max se ganaba el derecho a estrenarse directamente en la F3 europea, Leclerc empezaría por la FR 2.0, un camino mucho más habitual. En su estreno, quedo 2º por delante de gente como George Russell e impresionó lo suficiente para que heredase el volante de Verstappen en Van Amersfoort para la F3. Hasta mitad de temporada, el monegasco se postuló como candidato al título, para finalmente conformarse con la 4ª posición, sólo un puesto peor del que llevó a Verstappen directamente a la F1. Con Leclerc se usaría un enfoque más tradicional, mandándole a la GP3 en 2016 (la cual ganó con holgura) y luego a la F2 en 2017, con PREMA en el volante dejado por Pierre Gasly, el anterior campeón. El show de Leclerc fue sencillamente sublime. Su primera victoria llegó en la carrera dominical de Baréin, haciendo un pit stop en una carrera sprint (!). En Bakú estuvo a punto de ganar las dos carreras del fin de semana, de no ser por una sanción menor de tiempo el domingo. En Hungría fue descalificado de su pole (marcó las 8 primeras de forma consecutiva) por una infracción técnica y remontó hasta la 4ª plaza, y otra descalificación por culpa de su coche en Bélgica le privó de otros 25 puntos, pero aun así consiguió acabar 5º desde el fondo de la parilla al día siguiente. Y finalmente, en Abu Dabi se coronó con una remontada en la carrera sprint del domingo, desde la P7 en parrilla hasta la victoria en la última vuelta. En definitiva, un talento irrefrenable que ha mostrado un estilo de pilotaje bastante adaptable, con una comprensión de la degradación de los neumáticos que muchos pilotos de F1 todavía no tienen. Su velocidad pura es notable, pero también su capacidad para convertir poles en victorias; estamos ante un piloto muy, muy completo.

Otro tema será su adaptación a la Fórmula 1. El año pasado, gente como Stoffel Vandoorne (un espejo en el que mirarse) tuvo un inicio terrible, muy lejos de su compañero, y sin duda Leclerc querrá evitar el mal trago de verse incapaz de salir de la última fila y superado por Marcus Ericsson. Pero sería una sorpresa que, pasados unos GGPP, Charles no estuviese ya capitaneando el equipo y mostrándose como un futuro piloto Ferrari. Con Räikkönen cerca de decir adiós a la Fórmula 1, el volante está libre y a pesar de la reticencia de la Scuderia por los jóvenes pilotos lo cierto es que Leclerc es una de las opciones más probables. La labor del monegasco será sencilla: hacer dudar a Maurizio Arrivabene y que pierda esos prejuicios por el talento joven. Si Leclerc se muestra como un piloto de futuro, el segundo volante de Ferrari será suyo, y los podios, victorias y títulos mundiales a los que aspira estarán mucho más cerca.

PROS Y CONTRAS

+ Un talento espectacular, difícilmente refrenable.
+ Su conexión Ferrari le asegura el puesto, ya sea en Sauber o más arriba.

 Debutar es por lo general una experiencia difícil; tiene que evitar hundirse si no rinde al principio.
 Con una referencia al lado como Ericsson, sus méritos quedarán matizados.

 

¿Quién crees que llevará la delantera en Sauber en 2018? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.