Leclerc se presenta

(Fuente foto de portada: motorsport.com)

Poco a poco, la joven estrella monegasca va enseñando su talento. Tras unas primeras semanas donde su compañero Marcus Ericsson tenía que aprovecharse de la inexperiencia del #16 para conseguir resultados, Charles Leclerc va asomando la patita y mostrando de qué es capaz. En Azerbaiyán, tras una jornada de clasificación sobresaliente, lo bordó el domingo hasta subir a una 6ª posición que Sauber llevaba 3 años sin conseguir. ¿Es el principio de algo muy grande para el protegido de Ferrari?

————————————————-

La gente metida en el mundo del karting seguramente detectó el talento de Charles Leclerc mucho antes que la mayoría. Ganar el WSK Euro Series y acabar 2º en el CIK-FIA de KZ, por detrás de un tal Max Verstappen (sí, son de la misma promoción: ambos del 97) son credenciales suficientes para tener en cuenta a un piloto para el futuro. Lo más probable es que si un piloto logra eso con 16 años, necesite aproximadamente 4 temporadas en monoplazas antes de dar el salto a la Fórmula 1, y exactamente ha sido ese el camino seguido con Leclerc. Fue al acabar la segunda, en el ecuador de su ascenso a la máxima categoría, que muchos conocimos al monegasco: la 4ª posición en su debut en la Fórmula 3 europea y la 2ª en Macao, sólo batido por Felix Rosenqvist (difícilmente entenderemos por qué el sueco nunca llegó a la F1), le convertían en una de las promesas más ardientes del panorama. Ganando la GP3 en 2016 y la F2 en 2017, ambas a la primera, el grado de excitación era máximo antes de su paso a Sauber en 2018. ¿Hasta dónde podría llegar el jovencito en su estreno?

Los trompos y las salidas de pista fueron una constante para Charles Leclerc en las tres primeras carreras. Errores de juventud…
(Fuente: formula1.com)

La Fórmula 1 es la categoría más difícil del mundo, y especialmente desde la introducción de los monoplazas de 2017. Son tan pesados, tan grandes y tan superiores a cualquier otro coche (salvo, tal vez, los prototipos de Le Mans) que manejarlos al límite requiere de un especial esfuerzo físico y mental, y un debutante de 20 años todavía no ha adquirido la destreza necesaria para ello. Según la calidad del interfecto, el período de aclimatación necesario será de unas pocas carreras (Pascal Wehrlein), de media temporada (Stoffel Vandoorne) o de una entera (Lance Stroll). Incluso sin ser un debutante, puedes responder desde el principio (Max Verstappen) o no hacerlo en absoluto (Jolyon Palmer). En el caso de Leclerc, mucho nos temíamos que esa fase duraría, aproximadamente, hasta un punto difuso entre el GP de España y el descanso veraniego. Y a la vista de los resultados de Azerbaiyán, parece que la precocidad es aún mayor: Charles ya está aquí. Como era previsible, el monegasco perdió sus dos primeras batallas de clasificación frente a Marcus Ericsson. En Australia y Baréin, el ritmo del #16 fue interesante, pero los errores fueron más o menos persistentes, especialmente en Q1 cuando hay que clavar la vuelta. Es hasta cierto punto normal que eso sucediese, y en Sakhir Charles, tras hacer un plano a sus gomas, tuvo que sacrificar su carrera y probar las gomas medias que tanto le sirvieron a Ericsson para sumar 2 puntos. En Shanghái, una pista nueva para Leclerc, el #16 clasificó medio segundo por delante de Marcus… pero volvió a equivocarse al hacer un trompo en la última curva. Por tercer sábado consecutivo, Charles fallaba, pero al menos en esta ocasión lo hizo después de enseñar al mundo su velocidad. Dos semanas después llegaría Azerbaiyán, un trazado conocido por la Fórmula 2, y donde tuvo una emotiva actuación en 2017: ganó la primera carrera y cruzó la meta en cabeza en la segunda, antes de contar una sanción menor de tiempo que le bajó a la P2, el fin de semana en que su padre falleció. Su primer fin de semana de F1 en Bakú debería ser una buena forma de rendirle homenaje. Y vaya si lo fue.

Leclerc se quitó de encima a Lance Stroll antes de que llegara Räikkönen. Una maniobra clave para mantenerle en zona de puntos.
(Fuente: motorsport.com)

En un trazado que le vendría bien a su coche (a priori falto de apoyo aerodinámico pero bastante rápido en línea recta por su motor Ferrari), Leclerc marcó un tremendo 1:43.752 en Q1 que, más allá de ponerle 11º y hacerle un insospechado candidato a la Q3, fue 1,8 segundos más rápido que Ericsson. Obviamente, el sueco no tuvo una vuelta limpia, pero un registro como ese, a la altura de Hülkenberg o por delante de Pérez, no estaba en el programa. En Q2, no pudo repetir ese tiempo, y se quedó con un 1:44.0 suficiente en todo caso para ponerse 14º (13º en parrilla) y ver de cerca la zona de puntos. La principal trampa era que el circuito es idóneo para pillar con el pie cambiado a debutantes y no tan debutantes, como el alemán de Renault o Grosjean demostraron al día siguiente. Leclerc, sin embargo, compuso una actuación lógica, madura e imperturbable. Su arrancada fue bastante mala y perdió la plaza con Hülkenberg, pero en vez de tener la tentación de recuperar lo perdido con una pasada de frenada, simplemente se centró en sobrevivir y dejar que los demás se fueran eliminando. Eureka: al salir el SC, ya era 10º, tres puestos por delante de donde partió. Y por delante había un Pierre Gasly que, en efecto, fue tan vulnerable como parecía cuando se marchó Bernd Mayländer: 9º. En la vuelta 10, Lance Stroll estaba por delante con una montura de prestaciones ligeramente superiores (y sin diferencia de neumáticos: ambos con SS nuevos), y Kimi Räikkönen venía por detrás a toda velocidad. Leclerc no se lo pensó dos veces y pasó al canadiense por fuera antes de la curva 1, mientras la realización se fijaba 50 metros más adelante en los dos Red Bull. Y con el abandono de Hülkenberg un minuto antes, el Sauber estaba en una espectacular 7ª plaza. Sainz se marchó a boxes y subió a una ficticia 6ª, que rápidamente volvió a ser P7 cuando Kimi le adelantó. Stroll paró en ese mismo instante para poner S y llegar hasta el final, y Sauber decidió cubrir el movimiento parando a Leclerc y copiando táctica. Ipso facto adelantó a Alonso y se puso en la última posición de puntos. No había muchas opciones de recuperar plazas salvo que alguien por delante (Pérez, Grosjean) hiciese una segunda parada; la carrera empezaba a ser una defensa frente a Lance Stroll… hasta que los dos Red Bull se chocaron y salió el Safety Car. Como ya comentamos en la crónica, parar en boxes a poner US era prácticamente obligatorio por la baja pérdida de tiempo, así que Charles lo hizo y se preparó para atacar, defender o lo que tocase en las vueltas finales. Esa P8 era un éxito, pero con el absurdo error de Grosjean ahora era 7º. Y la resalida le permitiría echarse encima de un Sainz con motor Renault: con la bandera verde, repitió la maniobra sobre Stroll y, por la derecha en la recta de meta, frenó tardísimo para ponerse 6º. Y con el pinchazo de Bottas, entró el vértigo: ¡5º! Lamentablemente, en la vuelta siguiente Charles no pudo coger el rebufo de Vettel y Sainz le repasó con facilidad. Volvía a ser 6º, en todo caso un resultado sencillamente formidable.

Leclerc cruzó la meta y se agenció 8 sabrosos puntos que le sirven a Sauber para seguir por delante de Williams y aproximarse a Toro Rosso y Haas. Pero más allá del impacto en la tabla de constructores, lo importante era el que el #16 había causado en la opinión pública. Los aficionados le dieron el honorífico trofeo de “Driver of the Day”, a pesar de la victoria de Hamilton, el podio de Pérez o las remontadas de Sainz y Alonso. La actuación a destacar había sido la suya. Y puede que dentro de 10 ó 15 años recordemos Azerbaiyán 2018 como la primera muestra del talento del monegasco. El día en que sumó sus primeros puntos fue también el día en que muchos prestaron atención a ese piloto del que tanto se rumorea. ¿Puede de veras heredar el volante de Kimi Räikkönen en 2019? ¿Esperarán hasta 2020? De momento es muy pronto para responder a esa pregunta. Antes, su tarea será seguir demostrando en este 2018 de qué pasta está hecho, y si consigue la heroicidad de puntuar varias veces más con el C37 será el momento de apuntarle en todas las quinielas.

¿Crees que Charles Leclerc será piloto titular de Ferrari en 2019? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

4 comments

  1. Jamt · mayo 3

    Talento hay, pero muy verde para ferrari aun. Hay que recordar que ferrari en su momento rechazo a un perez mucho mas experto por su falta de madurez. Quizas el proximo año herede el volante de grosjean en Hass?

    Me gusta

  2. Fernando · mayo 3

    Contesté que lo veía en Ferrari en 2019. Pero fue más un deseo que una realidad. Espero que a este muchacho le vaya genial y siga con la humildad de los grandes. Forza Charles!

    Me gusta

  3. Leopoldo · mayo 3

    Pues porque no. Ferrari necesita un proyecto de futuro, cualquier otra opción seria pasajera. Si RB lo ha hecho con Max y persiste a pesar de sus errores, porque no habria de hacerlo la firma italiana. Yo sí apuesto por este pilotazo.

    Me gusta

  4. Francisco · mayo 3

    No creo que fuese bueno para Charles semejante ascensión. Ferrari, como Mercedes, no son Red Bull. Mercado-objetivo distinto, cultura distinta. Pascal Wehrlein era protegido de Toto Wolff, y…. es Bottas el compañero de Hamilton. En Ferrari era promesa Gionanazzi, pero siguió Kimi.
    Creo que es mejor llevar una progresión, que subir rápido a los cielos, y ver que la red va desapareciendo… Los errores en los equipos Top son muy mediáticos, y más en Ferrari…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.