Hartley en apuros

(Fuente foto de portada: motorsport.com)

Llegado a la Fórmula 1 de forma totalmente inesperada, Brendon Hartley aprovechó las circunstancias para hacerse con un volante a tiempo completo para 2018. Su experiencia en la Resistencia podría ser útil para un equipo, Toro Rosso, falto de pilotos y, especialmente, de gente que conociera el automovilismo de alto nivel. Tras 4 carreras de pocas conclusiones en 2017, este año sería decisivo para las aspiraciones de Brendon. Y pasado su primer cuarto, las cosas no parecen haberle ido del todo bien. Una serie de incidentes le han puesto en la picota y ya hay candidatos para ocupar su volante. La F1 es así…

————————————————-

Hace 10 años, Sébastien Bourdais fue contratado por Toro Rosso por un triple motivo. El primero era que para Gerhard Berger, propietario del equipo al 50% en aquella época, hacerse con un nombre bastante conocido en América (cuádruple campeón del Champ Car) era una forma de revalorizar la escudería, de aportarla seriedad y alejarla un poco de la etiqueta de “Red Bull B”, algo que a nivel de patrocinio estaba lastrando el crecimiento de Faenza. El segundo motivo era que, a sus relativamente escasos 29 años, su experiencia era inmensa. No sólo por los 4 títulos de Champ Car, sino por sus 6 participaciones en las 24 Horas de Le Mans (su ciudad natal), sus participaciones en multitud de campeonatos GT y sports y, por supuesto, un cierto bagaje en monoplazas antes de emigrar a América. El tercer y último motivo, algo más prosaico, era que Toro Rosso sólo tenía a un piloto, Sebastian Vettel, y no había nadie en la cantera preparado para acompañarle. Así que Séb fue una opción obvia. Casi 10 años después, Faenza se vio en la misma situación: por un lado, la posibilidad de que el equipo pierda su carácter de filial para convertirse en una especie de Honda pseudooficial; por otro, la falta de alguien a quien poner al lado de Pierre Gasly. Y para resolver el entuerto, un neozelandés de 28 años con 6 participaciones en Le Mans, pinitos en sports y una trayectoria destacada en el Mundial de Resistencia, con 2 títulos. Brendon Hartley es el nuevo Sébastien Bourdais. Lamentablemente para él, el francés duró 27 carreras en el deporte; si los rumores fueran ciertos, Brendon no podrá llegar mucho más lejos.

El contacto con Gasly en China fue más culpa del francés, pero 2 semanas después en Bakú Hartley puso en peligro la integridad de ambos tras su choque en Q1. (Fuente: grandprix247.com)

El 2018 de Hartley, su primera temporada completa en Fórmula 1 tras ser rechazado por Red Bull en 2010 y aparecer por sorpresa en Estados Unidos el año pasado, está siendo todo lo complicada que le puede resultar a un debutante. Seguramente, Franz Tost esperaba que Brendon aportase cierta dirección a nivel técnico y una mayor regularidad a la hora de llevar el coche a la meta con cierta velocidad. En un año con nuevos motores (aunque a decir verdad Toro Rosso ya está acostumbrada, pues lleva 3 años seguidos cambiando de fabricante) y un piloto, Gasly, que simplemente debería estar aprendiendo, Hartley debería ser, a nivel interno, la referencia del equipo. Sin embargo, los cinco primeros Grandes Premios dejan a Brendon en una situación algo difícil. En Australia, un error de Gasly en Q1 puso al de Palmerston North por delante en parrilla, aunque en términos brutos el rendimiento de Pierre era superior. En la salida, Hartley falló y bloqueó los neumáticos, causando un pinchazo que le hizo parar y hundirse en la última posición. En Baréin, tras un extraño malentendido con Sergio Pérez (el mexicano le adelantó en la vuelta de formación y el #28 no recuperó su posición), chocó con él en la curva 4 tras otra pasada de frenada, volviendo a pelear por no acabar último mientras Gasly conseguía una brillante 4ª posición. En China sí pareció más competitivo, aunque en carrera tuvo que dejarse pasar dos veces por Pierre (a otra estrategia) y en la segunda otro malentendido acabó con ambos colisionando. Y en Bakú, Hartley erró en Q1 al golpear un muro y perder toda opción de pasar el corte. Peor aún, se interpuso negligentemente (que no voluntariamente) en el camino de Gasly y a punto estuvo de causar un horrendo accidente. En el caos del domingo sumaría su primer puntito en F1, pero en todo caso no estaba cumpliendo las expectativas del equipo. El que tenía que cometer los errores era Pierre; Brendon debería estar para extraer el rendimiento del monoplaza y ayudar en la faceta técnica, pero a la vista de la montaña rusa de rendimiento que está siendo el STR13, en Faenza siguen sin tener una dirección muy clara con respecto al monoplaza. Llegando a España, por tanto, Hartley tenía que empezar a cimentar una recuperación; sin embargo, lo sucedido el sábado le complica las cosas sobremanera.

Sirotkin se deshizo de Hartley en la resalida, pero el neozelandés adelantó en boxes al ruso y en pista a Ericsson. (Fuente: motorsport.com)

Hartley se presentó al paddock como un piloto de vértice temprano, con una frenada relativamente tardía que le hacía salir “matado” de las curvas. En un coche turbo como los que tuvo en resistencia (Porsche 919 Hybrid), esa técnica era competitiva porque, con el turbo lag existente (aunque en el caso del Porsche fuera mínimo), se podía aplastar el gas sin miedo a una derrapada. En Fórmula 1, sin embargo, el lag es directamente nulo, y traccionar pronto tiene siempre la contrapartida del derrapaje y la pérdida de velocidad por la siguiente recta. En el global, Brendon parece estar teniendo menos velocidad potencial que Gasly, y por ese motivo está empezando a apurar y a intentar ganarle incluso cuando no importa. En el libre del sábado, tras perder en cada sesión del viernes por casi 1 segundo con Pierre, el neozelandés se abrió en exceso en Campsa y, a lo Kvyat en Japón 2015, mordió la hierba y perdió el control. El accidente, a 200 km/h, fue pavoroso. El piloto salió totalmente ileso, pero el destrozo en el monoplaza fue considerable y Brendon no pudo salir a clasificar. Justo lo que menos necesitaba en ese momento. Su compañero, para colmo, clasificó el STR13 en una 12ª posición bastante prometedora, por delante de los dos Force India, y le complicó aún más las cosas. El domingo tendría una complicada tarea por delante, y en efecto no pudo llegar a ninguna parte. No salió especialmente bien desde la última posición, y de hecho se fue largo en la primera frenada, pero ese tiempo perdido precisamente le salvó de verse envuelto en el accidente de Romain Grosjean y pudo salir 15º de todo el lío. El equipo decidió pararle bajo el Safety Car y hacer dos largos stints de media carrera con el prime, el medio. Con Sergey Sirotkin también pasando por boxes, el neozelandés tenía esa posición ganada, pero en la resalida el ruso le adelantó antes de llegar a la primera curva y Brendon se quedó de nuevo último. Estático durante las siguientes 20 vueltas, Williams le dio la oportunidad de ganar la posición al hacer parar a Sirotkin y sacarlo justo por delante de los líderes, es decir, en vez de preparar un undercut lo que ocurrió es que Sergey perdió tiempo dejándose doblar, y cuando Hartley paró en la vuelta 33 para poner otro juego de M salió por delante. El resto de la carrera fue una persecución de Marcus Ericsson, que había parado más tarde para poner neumáticos blandos pero fue incapaz de hacerlos funcionar. Hartley, con un coche en principio más rápido, consiguió adelantarle a 2 giros del final, un mérito notable dadas las características del circuito, pero seguramente el único de su fin de semana.

Así las cosas, un decepcionante GP de España acabó con negros nubarrones sobre Brendon. Aunque de momento es mera rumorología, lo cierto es que ya se ha señalado a un viejo conocido de la parrilla, que el año pasado pilotaba un Sauber, como candidato al asiento del kiwi. Cuando el río suena en Toro Rosso, no siempre agua lleva, pues en su día se daba por hecho que en Abu Dabi 2009 pilotaría para los de Faenza nada menos que Sébastien Loeb. Pero a veces sí, como cuando precisamente el otro Sébastien, Bourdais, iba a ser reemplazado por Jaime Alguersuari en Hungría ese mismo año. Y ese es el motivo por el que Hartley debe temblar. Si su trayectoria ha sido tan parecida a la del francés, tal vez esté en apuros. Habrá que ver qué tal se porta el STR13 en Mónaco, pero si dichos rumores fueran ciertos, Canadá es la fecha límite para Hartley. No le damos mucha credibilidad de momento, pero lo que sin duda el #28 tendrá que hacer es mejorar su juego, no cometer errores y ponerse al nivel de Gasly. Si no lo consigue, su aventura en la máxima categoría será aún más breve que la de su álter ego Bourdais.

¿Crees que Brendon Hartley acabará la temporada en Toro Rosso? Vota en nuestra encuesta y deja un comentario con tu opinión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.